Chongqing
Ciudad de Chongquing, en China. Baycrest / Wikimedia Commons

Un niño de la ciudad de Chongqing, en el centro de China, ha ganado gran notoriedad en las redes sociales del país asiático después de haber fingido su secuestro para no tener que hacer los deberes, según ha publicado este miércoles el medio hongkonés South China Morning Post.

El joven, de diez años de edad, aseguraba que un hombre y una mujer lo metieron a la fuerza en una camioneta mientras iba a la escuela el pasado 17 de enero.

En un vídeo, remitido por la oficina municipal de seguridad pública y muy compartido en las redes sociales chinas, el niño afirma que logró escapar de sus "secuestradores" cuando estaban distraídos con sus teléfonos móviles. Según contaba, después se escondió entre la hierba hasta que se marcharon.

La Policía pronto empezó a sospechar de la versión del menor, y después de un interrogatorio, el pequeño acabó por confesar que se lo había inventado todo para no hacer los deberes.

De hecho, poco después los agentes encontraron su mochila escolar en un aparcamiento, dentro de la cual se hallaban precisamente sus tareas inacabadas. En el interrogatorio, el niño había reconocido haber abandonado su mochila en ese lugar.

El suceso ha suscitado multitud de comentarios en Weibo -el equivalente chino de Twitter-, con usuarios debatiendo acerca de la conducta del niño, muchos de ellos mostrando su simpatía (e incluso admiración) y otros deseándole un severo castigo por su trastada.