Hoy era el día D. Los jóvenes del gaztetxe de Olabeaga en Bilbao había recibido una notificación del juzgado en la que se señalaba el 27 de febrero de 2008 como la fecha para ejecutar el desahucio. Así las cosas, los jóvenes se encerraron a primera hora de la mañana en el gaztetxe y celebraron una txokolatada.

Desde las ventanas y azoteas, han visto a lo largo de toda la mañana desfilar diversas patrullas de la Policía Municipal y la Ertzaintza. En un momento dado, llegaron una furgoneta de la Policía vasca y varios coches patrulla. Bajaron de ellos ertzainas de la brigada antidisturibios (beltzas) pertrechados con escudos, fusiles de pelotas de goma... Según explica un miembro del gaztetxe, estuvieron frente a la puerta media hora, y marcharon.

El gaztetxe ha resistido la tentativa de desalojo, pero su futuro es muy incierto. "El abogado con el que hemos contactado nos ha explicado que a partir de hoy, nos pueden echar cuando les dé la gana, ya que la orden policial ya está en marcha", cuenta un joven.

Esta tarde los jóvenes del gaztetxe celebrarán una asamblea para decidir qué hacer a partir de ahora. En los últimos años, los gaztetxes de Bilbao han sufrido una fuerte ofensiva, pese a tener apoyo vecinal. Han clausurado los gaztetxes de Santutxu, Deusto y Casco Viejo. El de Olabeaga está en grave peligro. El de Kukutza (en el barrio de Rekalde) parece ser respetado.