Teléfono móvil
Un hombre sostiene un teléfono móvil. GTRES

Los expertos suelen coincidir en que con el ejemplo es como mejor se educa. Pues bien, según el estudio  El impacto de las pantallas en la vida familiar que ha encuestado a 1.433 padres españoles, en el uso de la tecnología queda mucho por hacer en este sentido. 

Uno de cada tres padres manifiesta en este documento, elaborado por Empatallados, GAD3 y Orange y cofinanciado por la Unión Europea, que hace un uso excesivo de la tecnología y afirman que  no se reconocen como un buen modelo para sus propios hijos.

De hecho, creen "hacer un uso más intensivo de las pantallas que sus hijos".  Por ejemplo, reconocen usar el teléfono móvil en la cama más que ellos y ver la televisión y usar el móvil de manera simultanea. 

El 60% no emplea controles parentales, pero el 74% afirma haber adoptado normas de uso de la tecnología en su hogar. En concreto, el 85,4% de ellos han implementado horarios de uso y un 61% no permite su uso en determinados lugares de la casa. Apenas un 16,2% apuestan por otras medidas como no tener redes sociales.

Un 9% asegura estar abrumado y haber tirado la toalla "porque mis hijos siempre sabrán más" que ellos. Y un 60% querrían saber más, formarse para afrontar el reto que supone el acceso de sus hijos a la tecnología. La mayoría de los padres, un 62%, buscan información y consejo respecto a este tema en la familia y amigos.

La tecnología es además una fuente de recompensas y castigos. Dos de cada tres familias reconocen estar empleándola de esa manera.

La parte positiva es que el 66% de los padres considera que el uso de móviles ayuda mucho a gestionar las actividades familiares. No obstante, cuatro de cada diez aseguran que "suponen una fuente de conflictos" y un 74% considera que la tecnología les ha unido "poco o nada" a sus hijos.

El informe apunta como los tres mayores temores de los progenitores españoles son la sobreexposición de su imagen, la pérdida de tiempo o el uso abusivo de internet y  el acceso a contenidos inadecuados. Por detrás se encontraría sufrir ciberacoso y que se relacionen con desconocidos.

El móvil primer móvil a los once años

Sobre la edad adecuada para tener una "pantalla propia", las familias hablan de diez años para la tableta y de trece el "smartphone", aunque la mayoría de los hijos de los padres encuestados recibió este último a los once.

El 39% opinan que el móvil llegó demasiado pronto a manos de sus hijos.

Encuesta

¿Eres un buen ejemplo para tus hijos en el uso racional del móvil?