El rey Felipe VI llegó este miércoles a Bagdad (Irak), en el día que cumple 51 años y en un viaje no anunciado previamente por motivos de seguridad, para realizar una visita a las tropas españolas que participan en la misión de la OTAN que adiestra al Ejército iraquí en la lucha contra el Daesh.

El avión de la Fuerza Aérea Española en el que viajó el rey junto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, aterrizó en la capital iraquí pasadas las 7:30 horas (4:30 GMT).

La agenda del monarca durante su estancia de algo menos de diez horas en Irak incluye una reunión en el Palacio Presidencial de Bagdad con el presidente del país, Barham Salim. Fuentes de Zarzuela han informado de que el rey ha querido pasar la jornada de su aniversario con uno de los contingentes militares que España tiene desplegados en el extranjero cuando se cumplen treinta años del inicio de este tipo de misiones por parte de las fuerzas armadas españolas.

Irak, con 551 militares, es la segunda misión militar más numerosa que España tiene actualmente en el exterior, sólo por detrás de la desplegada en Líbano y que el rey visitó en abril de 2015. Esa fue la primera visita que don Felipe realizó como jefe del Estado a un contingente español en el exterior, y la de este miércoles es la segunda.

La misión en territorio iraquí forma parte de la Operación "Inherent Resolve", la coalición internacional contra el yihadismo integrada por 60 países y liderada por Estados Unidos. Tras una reunión con el comandante de la operación, el teniente general de Estados Unidos Paul J.Lacamera, el rey se trasladará en helicóptero hasta el Palacio Presidencial de Bagdad. Allí mantendrá un encuentro con el presidente iraquí en el que analizará la situación que atraviesa actualmente el país.

Será después cuando también en helicóptero se desplazará a la base "Gran Capitán" de la localidad de Besmayah, a unos 45 kilómetros al sureste de Bagdad y donde se encuentra la gran parte de los integrantes de la misión española en Irak (326). El rey se reunirá con sus mandos, visitará la base, almorzará y compartirá un café con los componentes del contingente antes de volver a Bagdad y emprender viaje de regreso a España.