La Región de Murcia, con 6.885 viviendas, fue la comunidad que concentró un mayor número de fincas con hipoteca constituida en 2007 por cada 100.000 habitantes, aunque también fue la que registró más hipotecas canceladas, con 3.204.

A nivel nacional, el número de viviendas hipotecadas bajó un 6,74% el año pasado, hasta un total de 1.235.212 inmuebles, después de que en diciembre bajara un 15,47% en tasa interanual, según la estadística de hipotecas publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por su parte, el importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas se situó en 149.007 en 2007, lo que supone un incremento del 6,2 respecto a 2006.

El importe medio por hipoteca constituida sobre el total de fincas rústicas y urbanas se situó en 168.677 euros, un 7,5% más que en 2006.

Durante 2007 se hipotecaron un total de 1.768.198 fincas rústicas y urbanas, lo que supone un descenso del 5,1% respecto a 2006. El capital de los nuevos créditos hipotecarios creció un 2% respecto al año anterior.

Murcia y Baleares, a la cabeza

Por comunidades autónomas, Murcia (con 6.885) y Baleares (con 6.809) fueron las regiones que concentraron un mayor número de fincas con hipoteca constituida en 2007 por cada 100.000 habitantes. Extremadura y Castilla-La Mancha fueron las que registraron un mayor crecimiento con un 18,6% y un 8,2%, respectivamente.

En cambio, Madrid y País Vasco registraron el mayor importe medio hipotecado, con 227.881 euros y 218.590 euros respectivamente. Murcia (26%) y País Vasco (15%) fueron las comunidades que experimentaron una tasa de variación interanual mayor.

Las comunidades que registraron el mayor número de cambios en las condiciones de las hipotecas en 2007 por cada 100.000 habitantes fueron Comunidad Valenciana (1.915) y Castilla-La Mancha (1.320), mientras que la Comunidad Valenciana y Murcia fueron las que registraron el mayor número de hipotecas canceladas por 100.000 habitantes, con 3.357 y 3.204 cancelaciones, respectivamente.