La Casa Blanca
La Casa Blanca. ARCHIVO

El sistema de archivo de los correos en la Casa Blanca era tan "primitivo" que permitió que se perdieran cerca de un millón de mensajes en un periodo de dos años y medio, según un informe técnico hecho público hoy en el Congreso.

Steven McDevitt, antiguo responsable de tecnología en la Casa Blanca, indicó en una respuesta por escrito a preguntas de un comité de la Cámara de Representantes que en 2005, la época del informe, el sistema era tan "primitivo" que había un gran riesgo de que los datos se perdieran.

Entre el material perdido se encuentran emails de la oficina de Dick Cheney

McDevitt presidió el estudio, que encontró que entre enero de 2003 y agosto de 2005 se perdieron correos electrónicos durante centenares de días. Previamente, los demócratas en la Cámara habían indicado que se habían extraviado correos correspondientes a 473 días, pero el experto indicó que el número total de días puede alcanzar los mil.

Las leyes estadounidenses exigen al Gobierno que archive y conserve sus comunicaciones electrónicas. En una audiencia del comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara, la Casa Blanca defendió cómo había manejado sus correos y aseguró que sigue intentando localizar los mensajes perdidos.

"Estamos muy decididos a llegar al fondo de este asunto", afirmó la portavoz de la Oficina de Administración de la Casa Blanca, Theresa Payton.

Entre el material perdido se encuentran los correos electrónicos de la oficina del vicepresidente, Dick Cheney, entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre de 2003.

En esa época el Departamento de Justicia lanzó su investigación sobre el "caso Plame", la filtración a la prensa del nombre de una agente de la CIA, para determinar si funcionarios de la Casa Blanca habían participado.