Bela Lugosi como Drácula
Bela Lugosi como Drácula UNIVERSAL PICTURES

El cacareado 'Dark Universe' de Universal Pictures finalmente no se llevará a cabo como se había planeado y, en cambio, el estudio apostará por crear películas protagonizadas por sus clásicos monstruos sin conexión entre ellas y dirigidas por cineastas con una marcada personalidad.

Según informa la revista especializada Variety, el australiano Leigh Whannell, autor de Upgrade (Ilimitado) e Insidius 3, será el encargado de dirigir una nueva versión de El hombre invisible, un proyecto para el cual se reunirá con el productor Jason Blum y su empresa Blumhouse, especializada en títulos de poco presupuesto y grandes beneficios en taquilla.

El actor Johnny Depp estaba previamente asociado a este personaje bajo el paraguas del denominado 'Dark Universe', pero fuentes con conocimiento de las negociaciones aseguran que el intérprete no aparecerá en esta propuesta.

La idea original de Universal era crear un universo de personajes e historias entrelazadas dando protagonismo a sus célebres monstruos que dieron pie a cintas tan clásicas como La novia de Frankenstein.

"A lo largo de la historia, los monstruos de la Universal se han reinventado a través del prisma de cada nuevo cineasta que los devolvía a la vida", dijo Peter Cramer, presidente de producción del estudio.

"Estamos entusiasmados con este enfoque más individualizado para su regreso a la gran pantalla, supervisado por creadores que tienen historias por las que sienten pasión", agregó.

El cambio de rumbo de Universal llegó después de que La momia, la primera película de ese universo (Dark Universe), no respondiera a las expectativas en taquilla, lo que provocó que se echaran atrás con las siguientes historias que tenían previstas, entre ellas, las de Frankenstein y Drácula. En cualquier caso, el nuevo rumbo seguirá apostando por el terror puro.

Los actores que se habían comprometido con el 'Dark Universe', como Depp, Javier Bardem, Tom Cruise o Russell Crowe, aún podrían aparecer en las películas si encajan en la visión de los cineastas que sean contratados, sostiene la publicación.