Según ha detallado en un comunicado Stop Desahucios Mallorca, estos hechos han tenido lugar tras inhibirse ante la denuncia presentada por esta Plataforma contra Caixabank en la que se aportaban pruebas de la utilización de publicidad engañosa referida al interés hipotecario abusivo IRPH por parte de esta entidad.

"Consumo ha optado esta vez por proteger a la banca ante una más que segura sanción, en detrimento de su deber de protección de la ciudadanía contra cláusulas y prácticas abusivas en contratos y transacciones, de acuerdo con la Ley 7/2014, de 23 de julio, de protección de las personas consumidoras y usuarias de Baleares", han lamentado.

Además, han destacado que la sentencia 1557/2017 de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo fija como doctrina legal que "la administración puede sancionar la utilización de cláusulas abusivas en los contratos con consumidores y usuarios (...) sin necesidad de previa declaración judicial del orden civil", todo ello a raíz de un recurso de casación interpuesto por la Junta de Andalucía en la que se impugnaba la decisión del TSJ de Andalucía de estimar un contencioso interpuesto por Unicaja contra varias sanciones de la Junta que sumaban 81.000 euros.

"Ante estos precedentes, nos cuesta creer que Consumo haya renunciado a sus competencias, dejando indefensas a las personas afectadas por una de las mayores estafas hipotecarias perpetradas por la banca", han añadido.

En su lugar, han explicado que Consumo ha enviado la denuncia al Banco de España, organismo que ya ha informado a Stop Desahuicios Mallorca, a través de carta dirigida a su portavoz, Joan Segura, la no admisión a trámite de esta denuncia.

No obstante, cabe la posibilidad de continuar la reclamación administrativa en el Banco de España, pero siguiendo un trámite que dificulta la defensa colectiva y obliga a hacer una reclamación previa a la entidad demandada, en un asunto "tan gravoso para millones de familias hipotecadas y con pruebas flagrantes que deberían obligar a las Administraciones públicas a actuar en lugar de poner trabas".

Ante esto, Stop Desahucios Mallorca ha pedido a todos los grupos políticos con representación en el Parlament, que insten a Consumo a ejercer sus competencias, deje de proteger a los bancos y sirva de herramienta útil actuando contra las cláusulas abusivas de las entidades financieras, principales culpables de los desahucios y ruina de millones de hipotecados.