El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha valorado este lunes en la Comisión de Presupuestos del Congreso el borrador de Presupuestos Generales del Estado y ha alertado de los "riesgos a la baja" de las previsiones del Gobierno.

"El proyecto de PGE sitúa el crecimiento del PIB real en el 2,2%, en línea con las previsiones del Banco de España publicadas el pasado 14 de diciembre", ha apuntado el organismo, pero advierte de que "el reciente empeoramiento del entorno exterior de la economía española plantea riesgos a la baja sobre estas estimaciones".

El BE ha destacado que la estimación de ingresos del Ejecutivo, que asegura que crecerán este año un 8,2%, está también sujeto a "riesgos a la baja significativos" por varios motivos, como el cambio en la liquidación del IVA o la incertidumbre de que los nuevos impuestos recauden lo esperado.

Además, el organismo sitúa el déficit público en el 2% del PIB, por debajo del 2,4% que estimaba en diciembre pasado, pero lejos del 1,3 % del PIB que espera lograr el Gobierno.

En cuanto al empleo, Hernández de Cos ha destacado que se ralentizará este año, en parte "como consecuencia del aumento en más del 22% del salario mínimo". El gobernador ya se mostró en contra de esta medida el pasado mes de octubre.

En todo caso, ha dicho que según las proyecciones del Banco de España el crecimiento del número de ocupados se situaría en torno al 1,6% anual en 2019, lo que permitiría reducciones adicionales de la tasa de paro, hasta el entorno del 14% a finales de año.

Sobre los retos de la política fiscal española, el Banco de España ve necesario crear "una estrategia clara de medio plazo de reducción de la deuda pública, apoyada en una composición de las finanzas públicas favorable al crecimiento económico", además de abordar otras medidas como "el progresivo envejecimiento poblacional.