Estos trabajos se iniciaron de forma preliminar en el año 2016 en el marco de Medina 21 y del programa europeo URBACT, proyecto City Centre Doctor, en el que el equipo técnico de trabajo de la villa señaló la puesta en valor del patrimonio subterráneo del centro urbano como una de las tres acciones beta a iniciar en el municipio (las otras dos correspondían al inicio de la recuperación del antiguo Hospital Simón Ruiz y el uso del cauce urbano del río Zapardiel como eje de comunicación peatonal).

En el año 2018, ya en el marco del proyecto Rural Growth, programa Interreg Europa, se señala como proyecto prioritario para todo el ámbito de la Ruta del Vino de Rueda esta misma línea de trabajo a escala comarcal.

El proyecto de catalogación, presentado este lunes en el Ayuntamiento medinense, es un estudio técnico que llevará a cabo un equipo multidisciplinar de la empresa IRZON INGENIEROS SL., formado por un arquitecto técnico, un ingeniero técnico industrial y un historiador del Arte.

CAPACIDAD PARA DOS MILLONES DE LITROS

El estudio parte de los datos aportados en el año 1752 por el Catastro del Marqués de la Ensenada correspondiente a Medina del Campo, fuente de la que se han consultado siete libros (cerca de 12.000 páginas correspondientes a seglares y eclesiásticos de la Villa) y obtenido como resultado un catálogo de 53 lagares y 140 bodegas que en sus 614 cubas almacenaban a mediados del siglo XVIII cerca de 2 millones de litros de vino.

Entre otros factores, la llegada de la filoxera, el progreso demográfico-urbanístico y económico de otros sectores de producción hicieron que la 'Arquitectura del Vino' cayera en el olvido y fuese destinada a nuevos y variados usos.

Por ello, la catalogación actual se inicia con tres lagares y 57 bodegas -conservadas en todo o en parte- localizadas debajo de otras tantas viviendas ya citadas -todas ellas- en la documentación consultada de mediados del siglo XVIII.

La catalogación consistirá en la toma de medidas, fotografías y datos constructivos de la bodega, entre otros parámetros, con el fin de recabar la máxima información posible sobre un Patrimonio Histórico en vías de desaparición. Los trabajos de catalogación serán gratuitos para los vecinos y no supondrán ninguna revalorización de los inmuebles a efectos de impuestos ya existentes.

El resultado de estos trabajos, que precisan de la colaboración de los propietarios de estos singulares espacios, como así ha sucedido a lo largo de los últimos años, se expondrán el próximo mes de mayo con motivo de la celebración en Medina del Campo del IV Congreso Regional de Enoturismo y la V Feria de Enoturisto (17-19 de mayo de 2019).

Consulta aquí más noticias de Valladolid.