Más de un año
Edificio de Río Cares afectado por los ruidos de la autopista (R. A.).
Los vecinos de Río Navia (Ventanielles) llevan un año esperando por la instalación de unas mamparas antirruido que mitiguen los sonidos de la entrada de la autopista Y. En enero de 2007 recibieron una carta de Fomento anunciando la colocación de estas pantallas en un plazo de tres meses. Aún no han sido instaladas.

Las habían pedido en junio de 2006, cuando se inauguró el puente de Rubín sobre la autopista y los problemas de ruido del tráfico se redoblaron por el eco que se producía debajo. Poco después se sumaron a la iniciativa los vecinos del edificio de Río Cares contiguo al centro de atención a la mujer. En esta calle se realizaron mediciones del ruido. Los niveles se superaban en una media de diez decibelios tanto por el día (55 decibelios es el máximo) como por la noche. Por allí pasan 51.635 vehículos al día.

Ahora, en Ventanielles se temen que el proceso tenga que empezar otra vez porque Fomento ha cedido al Ayuntamiento el suelo que linda con la autovía a lo largo de dos kilómetros. Según el Ministerio, instalar las pantallas «le corresponde al Ayuntamiento» tras la cesión. El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, defiende que no es competencia municipal y que «debe colocarlas Fomento».