Entró en el banco con un cuchillo de cocina y reclamó el dinero de la caja. La sucursal, en la localidad de Santa Cruz (Mieres), acababa de abrir al público. Eran las nueve de la mañana, pero ya había clientes en su interior. No dudó en coger a uno de ellos como rehén y luego huir  solo monte a través. A las tres horas era detenido por la Guardia Civil. Se trata de un polaco de unos 20 años. Los agentes le acusan de haberse llevado un botín de unos 8.000 euros.

Según fuentes de la Guardia Civil, el presunto atracador entró en la sucursal con la cara tapada por una bufanda y, de camino al mostrador, agarró a una clienta a la que usó como rehén mientras la amenazaba con clavarle un cuchillo de cocina.

Con cierta dificultad por su acento, exigió que le entregaran todo el dinero y se llevó unos 8.000 euros. En cuestión de segundos salió de la sucursal junto con la rehén y, una vez fuera, huyó el solo por la carretera en dirección a Moreda.

Alcohol a menores y droga en el bar

La Policía Nacional de Mieres ha sancionado a dos bares de la localidad por vender alcohol a menores de 16 años y permitir su consumo. En el momento de la redada había siete menores dentro del local. También ha multado a otros dos establecimientos por permitir el consumo y el comercio de estupefacientes en su interior. Encontraron 34 gramos de cocaína.