El número de muertos tras la rotura de una presa en un complejo minero en Brasil se ha elevado a 60, mientras que el de desaparecidos ascendió a 292, según ha informado este lunes las autoridades del país suramericano. Hasta la fecha, han sido identificados 19 de los cuerpos hallados en el lugar.

Durante la jornada del domingo, los dispositivos de rescate para intentar recuperar los cuerpos de los fallecidos fueron suspendidos por la amenaza de una rotura en una segunda presa de la localidad, que ha llevado a la evacuación de 24.000 residentes, según las autoridades.

Los bomberos de Minas Gerais e integrantes de la Defensa Civil han ido casa por casa avisando a los vecinos y cortando varias carreteras que descienden hasta el valle donde ocurrió la tragedia el pasado viernes, ante el temor de que pudiera producirse un nuevo accidente.

La presa que ha sufrido la rotura era utilizada para la recirculación del agua en una planta de contención de residuos para sucesos de emergencia. En la página web de Vale figura que la presa podía contener hasta un millón de metros cúbicos.

Por otro lado, el Gobierno de la región de Minas Gerais ha impuesto una multa de 99 millones de reales brasileños —unos 23 millones de euros— a Vale por los daños causados por el colapso de la presa.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ha dicho a través de su cuenta de Twitter que "lamenta" el suceso y ha resaltado que "la mayor preocupación en estos momentos es atender a las eventuales víctimas".