El Ayuntamiento cree que en la Alameda hay excesivo ruido. Por ello, ha iniciado los trámites administrativos para que los técnicos lleven a cabo las mediciones oportunas con el objetivo de que sea declarada Zona Acústicamente Saturada (ZAS). Esto significará que no se podrán abrir nuevos bares, cibersalas, establecimientos de hostelería, salas de juego, etc.

La presidenta de la Plataforma por el Derecho al Descanso, Dolores Dávila, aclara que se trata de una reivindicación vecinal y que este expediente de ruido ya lo inició Rafael Pineda, anterior delegado del Medio Ambiente, algo que se suspendió tras empezar las obras de remodelación en la zona. «Pedimos que se cumplan los horarios de los bares y no se haga botellón», explica Dávila.

A Pilar Solís, de la asociación de vecinos Alameda de Hércules, le parece correcta la medida. Aunque aclara que «desde que prohibieron el botellón, están más tranquilos».
Alfonso Maceda, portavoz de las terrazas, bares y discotecas, dice que «el ruido no es sólo de los bares, sino que lo fundamental es el tráfico».

Además, el entorno de Betis ha renovado por tres años su condición de ZAS. Afecta a 17 calles, dos plazas (la de Cuba y la del Altozano) y la avenida República Argentina.
Sevilla cuenta con 13 ZAS. Los días 25 y 26 de marzo se iniciarán las mediciones en Virgen del Cinta, Salado y la Gavidia, cuyas licencias cumplen en breve. Luego, estudiarán la posible renovación de las ZAS de Triana Norte (abril), Alfalfa, Reina Mercedes y Viapol (mayo), Plaza de Armas (junio), Nuevo Torneo (julio), Montecarmelo (agosto), Blanco White (septiembre) y Arenal (diciembre).

Bares y viviendas, incompatibles

Con o sin declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS), la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Encarnación Martínez, recordó que con la ley estatal sobre el ruido, se han producido cambios importantes en esta materia. El Consistorio de la capital ya no puede conceder licencias para la apertura de establecimientos de ocio o restauración en aquellos locales cuyas paredes o techos estén pegados a una vivienda.