Encontrar a un enfermo de Alzheimer que se ha perdido, controlar las dosis de medicación o detectar si un anciano se ha caído será más fácil a partir de ahora.

Las nuevas tecnologías se ponen al servicio de las personas dependientes. Cruz Roja ha empezado a aplicar en Aragón nuevos sistemas de vigilancia por sensores y GPS, y alrededor de mayo, cuando se trasladen a Walqa, comenzarán a utilizar videoconferencias y otros mecanismos que ahora están en experiencia piloto con una treintena de personas en Huesca.

Los enfermos de Alzheimer contarán con un GPS en el que se grabará su ruta habitual y, si se salen, avisarán a los familiares. La instalación de sensores en la casa permitirá también detectar cualquier caída y avisar a la central.

La telemedicina facilitará que las personas que viven solas hablen con el médico a través de su televisor, donde también podrán consultar recetas para sus dietas, etc.

Otros sistemas que se instalarán son un dispensador de medicamentos, los detectores de escapes de gas, el control a través de básculas, tensiómetros y podómetros.

Cruz Roja atendió a 4.187 usuarios el año pasado y su Asamblea Provincial de Huesca es quien lleva a cabo estos proyectos, financiados por la Federación Española de Municipios, Comarcas y Provincias, la DPH y la central de Teleasistencia de Aragón. La Fundación Tecsos es la que desarrolla los sistemas.

¿Dónde se solicita?

Para solicitar el servicio de teleasistencia domiciliaria hay que ser mayor de 60 años o enfermo crónico y pasar parte del día solo en el domicilio. El usuario no debe padecer graves trastornos que dificulten la comunicación, como sordera, deterioro cognitivo o mudez, y tener una línea de teléfono fija. Puede solicitarse en cualquier dependencia de Servicios Sociales.

Dispositivos

Prevención: Se instalan sensores para detectar escapes de gas y avisar a la central y a la casa.

Salud: Los tensiómetros, podómetros  y básculas conectados a teléfonos móviles hacen un control diario para la central.

Autonomía: A través de la videoconferencia, los mayores no necesitan salir de casa para hablar con el médico. También tienen información interactiva de farmacias de guardia.