Disparo contra un VTC
Estado en el que ha quedado el vehículo VTC tras haber recibido un disparo con su conductor en el interior. SINDICATO LIBRE DE TRANSPORTE

El conflicto entre el sector del taxi y los vehículos VTC ha empeorado este fin de semana en Madrid tras dos ataques a conductores de Uber y Cabify en la capital. En primer lugar un conductor de Uber ha recibido un disparo con balines o perdigones contra su vehículo cuando circulaba por Avenida de Mediterráneo, una vía de acceso a la A-3 (Madrid).

Así lo ha denunciado el Sindicato Libre de Transporte en un comunicado, que ha añadido que el conductor se encuentra bien aunque ha sufrido una leve herida en el hombro.

El afectado, que ha denunciado los hechos ante la Policía Nacional, ha declarado a El Confidencial que en el momento de los disparos viajaba con un cliente, que ha resultado ileso. "Un coche se puso a mi altura mientras conducía en la A-3, en la Avenida del Mediterráneo. Me dispararon desde dentro con algo parecido a balines o perdigones. Volaron la ventanilla de mi coche. Iba con un cliente, que está bien, solo ha sido un susto. A mí me han alcanzado y me han provocado unas pequeñas heridas en el brazo. La Policía Nacional me ha acompañado al centro de salud de Pavones, donde me han atendido. No es nada, pero el coche está destrozado", ha asegurado el conductor de Uber, de 41 años.

"El incidente ha podido terminar en tragedia", ha asegurado por su parte el Sindicato Libre de Transporte, para añadir que el conductor tiene a su disposición los servicios jurídicos de la entidad, que se ofrece también su colaboración a la Policía. Finalmente, el sindicato ha condenado "enérgicamente" este tipo de "violencia sin sentido" y "reclama calma y paz en las calles".

Piedras contra un Cabify

Asimismo, otro conductor VTC, en este caso de la plataforma Cabify, también ha denunciado ante la Policía Nacional que un grupo de cuatro encapuchados le lanzaron piedras y también utilizaron un vehículo para embestirle.

Así consta en la denuncia interpuesta el pasado 23 de enero ante la Policía, a la que ha tenido acceso Europa Press y donde se relata que los hechos tuvieron lugar cerca del recinto ferial de Madrid, donde se han concentrado durante esta semana los taxistas en huelga.

El conductor, que trabaja para Cabify, explica que se encontraba parado sobre las 00.40 horas en un semáforo de la avenida de Logroño cuando cuatro encapuchados se acercaron para increparle, lanzando patadas a su vehículo, huevos y unas "bolas pequeñas" que podrían ser balines.

Ante ello, el denunciante dio media vuelta con su coche y observó cómo el grupo se dirigió a otro turismo de color rojo y se pusieron a su altura a gran velocidad para embestir al coche VTC por el lado derecho.

Acto seguido, el vehículo rojo prosiguió su marcha mientras el conductor VTC apreció que había una manifestación de taxistas y que cuando se dirigió a varios policías que estaban en la zona, estos le instaron a que abandonase el lugar rápidamente. En su denuncia también se alude a los daños causados en su vehículo.

El colectivo VTC ha sufrido desperfectos en unos 50 coches desde que se inició la huelga indefinida del taxi en Madrid para exigir una regulación exprés de la precontratación de este sector, según indicaron recientemente fuentes de este sector.

Conductores VTC, "muy enfadados"

En este sentido, los conductores de vehículos VTC se han reunido este domingo en asamblea para acordar acciones encaminadas a exigir "respeto" como sector a la administración, mostrándose "muy enfadados" con el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, por no velar por su seguridad tras una noche "catastrófica".

Así lo ha manifestado el portavoz del Sindicato Libre de Transporte (SLT), José María Casallas, quien ha adelantado que pedirán una reunión con Uribes para que tome cartas sobre el asunto y solucione la seguridad en las calles.

La pasada semana, el colectivo envió una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el que solicitaba que velara por su seguridad. "Mañana seguiremos trabajando. No vamos a dejar de trabajar por el miedo", ha aseverado el sindicalista, quien ha insistido en que si la Delegación o media plantearán una queja formal. "Como no haya un muerto sobre la mesa, no se va a hacer nada", ha reprochado.

La convocatoria de esta asamblea surge tras días de "sufrimiento y agresiones" para que se ponga fin a un conflicto del taxi, que con su huelga y acciones de protesta asociadas tiene a la "ciudad secuestrada".

También exponen que el conflicto "se ha tornado más violento que nunca" por parte del taxi y que, en contraposición, los conductores VTC llevarán a cabo sus reivindicaciones de manera pacífica y con diálogo.

Consulta aquí más noticias de Madrid.