Sigue una evolución estable. La epidemia de la gripe, que tiene en Aragón una incidencia de 177 casos por cada 100.000 habitantes, dura ya trece semanas y se convierte en la más larga de los últimos ocho años.

Aunque este invierno está atacando con menos virulencia (otros años ha llegado a tener una incidencia de casi 800 casos por cada 100.000 habitantes), lleva una evolución estable que no termina de caer por debajo del umbral epidémico, según los datos del Salud.

El grupo de edad más afectado sigue siendo el de los menores de 15 años, con una incidencia de 362 casos por cada 100.000 habitantes. Por provincias, sólo en Teruel ha dejado de ser epidemia. Huesca es la más afectada (221 casos por 100.000 habitantes), seguida por Zaragoza (205 casos) y Teruel (49 casos por cada 100.000 habitantes).