Julen
Un minero entra en la capsula (c) fabricada expresamente para esta operación en la que bajarán en su interior por el túnel. EFE/Daniel Pérez

El complicado rescate de Julen es la operación de mayor dificultad registrada hasta ahora en España.

Más de 300 personas han formado parte los últimos 13 días del dispositivo de rescate encargado de localizar a Julen en el pozo, entre ellas los ocho miembros de las Brigadas de Salvamento Minero de Hunosa que han horadado durante casi 32 horas los 3,8 metros de túnel de tierra y roca -en algunos tramos cuarcita, de gran dureza- para llegar hasta el lugar donde estaba atrapado el pequeño.

Decenas de máquinas, perforadoras y excavadoras han removido cerca de 83.000 metros cúbicos de tierra para excavar un pozo paralelo que llegase hasta el pequeño.

La dureza de las rocas ha obligado hasta en cuatro ocasiones a los guardias civiles del Servicio de Montaña, especialistas en espeleología y 'microvoladuras', a introducir cargas explosivas en los orificios de la roca para hacer pequeñas detonaciones y abrir camino a los mineros.

Por todo ello y por acometer un rescate en días que podría haber durado meses, este es ya un rescate para la historia.

Relación de rescates complicados:

13 agosto de 1989.- Un hombre de 55 años muere dentro de un pozo de 12 metros al que cayó en Andratx (Mallorca), a pesar de las 53 horas que trabajaron los servicios de rescate para conseguir sacarlo con vida.

16 abril de 2000.- Un niño de siete años muere al caer a un pozo situado en una finca agrícola cerca de Santa Amalia (Badajoz). La lluvia dificultó el rescate del cuerpo.

3 agosto de 2001.- Rescatan a un vecino de Zurgena (Almería), de 65 años, del interior de un pozo donde había caído y en el que permaneció cuatro horas. La operación de rescate fue complicada ya que el pozo tenía unos ocho metros de profundidad y la víctima se encontraba herida.

26 abril de 2004.- Una mujer de 84 años falleció al precipitarse al interior de un pozo lleno de agua de su domicilio en Olvera (Cádiz). Los bomberos intentaron rescatar a la anciana, pero ante la dificultad de la operación, tuvo que acudir un grupo de rescate de montaña, que con cuerdas y tirolinas logró sacar el cuerpo de la mujer.

31 enero de 2006.- Rescatan con vida a un topógrafo de 30 años que cayó a un pozo de 20 metros de profundidad cuando medía una finca en Lorca (Murcia). El hombre permaneció consciente durante la operación de rescate que se vio dificultada por el riesgo de desprendimiento de piedras de las paredes de la fosa.

11 septiembre de 2008.- Un joven de 15 años murió al caer a un pozo en Les Roquetes (Barcelona). El rescate del cuerpo resultó dificultoso al ser un pozo muy profundo y estrecho. El equipo de rescate se reforzó con un helicóptero y un equipo de submarinistas del Grupo de Actuaciones Especiales (GRAE).

3 mayo de 2010.- El cadáver de un hombre de 61 años que cayó en un pozo a 200 metros de profundidad en una zona montañosa de Zegama (Guipúzcoa) fue recatado tras un complicado operativo. Se instalaron unas poleas, que permitieron inspeccionar con una cámara las características de la zona antes de descender y confirmar la presencia del cadáver a unos 200 metros de profundidad. Luego, los especialistas colocaron un dispositivo llamado "colibrí" que, mediante un torno polea, permitió bajar a un agente con una camilla tijera, mientras que un grupo electrógeno iluminaba la zona alta.

24 febrero de 2012.- Un anciano de 82 años murió en Barchín del Hoyo (Cuenca) al caer al pozo de agua de un huerto. El pozo tenía apenas un metro de diámetro lo que complicó las labores de rescate.

13 abril de 2013.- El cadáver de una joven de 29 años fue localizado flotando en el interior de un pozo situado en las inmediaciones de su domicilio familiar, en Tuilla (Langreo). En el rescate del cuerpo intervinieron agentes de los grupos de Montaña de Cangas de Onís y de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Gijón.

30 agosto de 2013.- Una niña de dos años falleció en Rociana del Condado (Huelva) al caer a un pozo. El cuerpo se encontraba a unos 20 metros de profundidad y el pozo era muy estrecho, por lo que fue un solo buzo el que consiguió rescatarlo.

27 septiembre de 2014.- Una mujer de 35 años resultó herida grave tras caer una altura de cinco metros en el interior de un pozo sin agua en Fuerteventura. Los bomberos realizaron las complicadas tareas de rescate que, debido a las malas condiciones de la pared del pozo, exigieron una grúa-pluma para izar a la herida.

13 septiembre de 2015.- Rescatan a una joven de 21 años que cayó a un pozo seco de 10 metros de profundidad en la localidad mallorquina de Muro. El rescate fue laborioso por la dificultad de acceder hasta ella a causa de la vegetación y por estar herida.

17 septiembre de 2018.- Una mujer de 80 años fue rescatada en Alicante tras caer al interior de un pozo de treinta metros de profundidad y permanecer sujeta durante veinte minutos a una manguera a una altura de seis metros. Un bombero bajó por el hueco de la fosa hasta donde se encontraba la mujer para tranquilizarla y asegurarla con un arnés.

17 octubre de 2018.- Un hombre de 62 años fue rescatado con heridas graves de un pozo de 15 metros de profundidad en El Alamo (Madrid). El diámetro del pozo era de apenas un metro, lo que complicó la intervención.