Los Mossos d’Esquadra presentaron 39 denuncias contra motoristas en un control de cuatro horas que tuvo lugar el pasado sábado en la carretera C-31, a la altura de las costas del Garraf. En esta operación también se sancionó a 11 conductores de turismos. Las principales sanciones eran por adelantamientos no reglamentarios, un total de 17 denuncias, seguidas de problemas con la ITV, documentación errónea, matrículas no visibles y un positivo en alcohol.