Un matrimonio chino ha sido acusado de abandonar a sus hijos, de 2 y 3 años, en su vivienda. Los encontró la Policía Local tras avisarles un vecino, al que uno de los niños, descalzo, había llamado. Según la Policía, la casa presentaba un «lamentable estado de limpieza». Ya se ha avisado a los Servicios Sociales del Ayuntamiento.