La reina Isabel II es la única persona de Reino Unido que puede conducir un coche sin tener un carné

La reina Isabel II se va después de asistir a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena en Sandringham, Norfolk.
La reina Isabel II se va después de asistir a un servicio religioso en la iglesia de Santa María Magdalena en Sandringham, Norfolk.
GTRES

A raíz del accidente de coche que tuvo la semana pasada el duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, los hábitos al volante de los royals británicos se miran con lupa. Aunque la familia real debe ceñirse el código de circulación vigente, sí que pueden permitirse una serie de licencias.

Ver esta publicación en Instagram

Hand over the keys mister

Una publicación compartida de Her Majesty (@queenelizabeth) el23 Ene, 2019 a las 5:47 PST

Según la ley británica, la Reina, de 97 años, no necesita permiso de conducir ya que estos se emiten a su nombre. Como parte de los poderes o derechos discrecionales de los que solo goza el soberano, está excluida de las regulaciones y leyes que afectan al reglamento de circulación. Es decir, Isabel II puede llevar un coche y nunca se ha examinado del carné. Vamos, de hecho, conduce desde que tenía 19 años.

Las normas de protocolo establecen que la monarca debe tener un chófer, pero cuando le apetece se encarga personalmente de manejar uno de los vehículos que forman parte de su parque móvil, valorado en más de 10 millones de libras.

Es poco propable que Isabel II se dedique a conducir por las calles de Londres, más bien lo hace en Windsor y a bordo de uno de los tantos Bentleys y Jaguars que tiene. Por supuesto, sin cinturón de seguridad, otra de las ventajas que muchas personas han puesto en tela de juicio por el reciente accidente del príncipe Felipe.

La razón por la que pueden prescindir del cinturón no es que otra que para su propia protección. En declaraciones a la revista ¡Hello!, el exjefe de seguridad de la casa real Simon Morgan explicó que a veces no usan el cinturón de seguridad para escapar rápidamente en caso de emergencia.

Además, por ley, si el vehículo es un coche clásico las personas están exentas de llevar cinturón, básicamente porque no tienen.Esto se aplica también a los ciudadanos de a pie.

Por supuesto, hay muchas otras ocasiones en que los miembros de la familia real usan los cinturones de seguridad. William, Kate y el príncipe Harry, a menudo son fotografiados conduciendo sus Range Rovers hacia el Palacio de Kensington o a Buckingham y los llevan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento