Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos sucedieron el 22 de agosto de 2011, cuando la joven se encontraba en casa del encausado en Lugo, a la que había acudido porque su novio iba a ayudar al hijo del condenado a cortar leña.

En un momento dado, el ahora condenado se ofreció a llevar a la menor, que se encontraba embarazada de cinco meses, al lugar del monte en el que se encontraba su hijo y el novio de la joven.

El tribunal considera probado que, durante el trayecto, el acusado se desvió, se introdujo en un camino estrecho, detuvo el coche y le ofreció a la menor 50 euros a cambio de mantener relaciones sexuales con él, al tiempo que intentó besarla y le tocó los pechos.

La víctima consiguió salir del coche, pero el sospechoso la alcanzó y la volvió a arrastrar hacia el interior, donde le rompió la camiseta y continuó con la agresión sexual.

Durante el forcejeo, y tras recordarle que se encontraba embarazada, el procesado le propinó un puñetazo en el abdomen y le amenazó con que no dijese nada de lo ocurrido o le pasaría algo a su novio. En el camino de vuelta, la besó de forma forzada en los labios.

A los pocos días, el 30 de marzo, la víctima tuvo un aborto, pero el tribunal indica en la sentencia que es "médicamente imposible determinar la causa". Además de la pena de prisión, la Audiencia también le impone al acusado el pago de una indemnización de 6.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Lugo.