Un grupo de taxistas belgas y alguno de Barcelona han cercado este jueves la residencia del expresidente catalán, Carles Puigdemont en Waterloo formando un escrache.

La iniciativa la adelantó el pasado martes el portavoz de Élite taxi, Tito Álvarez cuando avisó que los taxistas catalanes habían contactado con sus "colegas belgas para que metieran presión a Puigdemont" por el conflicto del taxi desde Waterloo.

Cumpliendo los planes adelantados por Álvarez, unos 24 vehículos se han movilizado este jueves, precisamente el día después de la desconvocatoria de la huelga de Barcelona, para visitar a Puigdemont y solidarizarse con la situación del sector del taxi en España.

De este modo se han propuesto responder al "desplante" que consideran les hizo el presidente de la Generalitat, Quim Torra cuando decidió permanecer este lunes en Waterloo en una reunión del grupo JxCat con Puigdemont entorno las elecciones de mayo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.