Ratón de laboratorio
Un ratón de laboratorio en una imagen de archivo. GTRES ONLINE

Un grupo de científicos ha encontrado un componente que promete ayudar en los tratamientos contra el cáncer al interrumpir el metabolismo de las células cancerosas reguladas por el reloj circadiano, reveló un estudio publicado en la revista Science Advances.

Los investigadores del Centro Michelson, de la Universidad del Sur de California, y de la Universidad de Nagoya, en Japón, aseguran que ha demostrado ser efectivo en detener el crecimiento de las células malignas.

La molécula se llama GO289 e interfiere una enzima que controla el ritmo circadiano de la célula, pudiendo ralentizar los ciclos de la célula cancerosa.

Steve Kay, director de Biociencias Convergentes en el Centro Michelson, explicó que en algunos tipos de cáncer la enfermedad se apodera del mecanismo del reloj circadiano y lo utiliza con el propósito de ayudarse a crecer, y que la idea es "interferir con esos procesos y detener el crecimiento del cáncer".

Para el estudio fueron usadas células cancerígenas de riñón humano y de ratones que sufren de leucemia mieloide aguda.

El componente aplicado habría afectado específicamente el metabolismo de las células cancerosas y otras funciones relacionadas con la circulación, que normalmente permitirían que el cáncer creciera y se propagara.

Su uso tendría poco impacto en las células sanas, aclararon los científicos.