Recreación del proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte
Recreación del proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte DISTRITO CASTELLANA NORTE

Madrid Nuevo Norte –el gran proyecto urbanístico que transformará el norte de la capital en los próximos años– sufrirá un retraso de al menos un mes en su aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento de Madrid. Así lo confirmó este miércoles el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en la comisión del ramo. El edil de Ahora Madrid fue cuestionado por la concejala del PP Paloma García Romero sobre los motivos del retraso del proyecto urbanístico, ya que inicialmente se planteaba que el visto bueno municipal se produjese este mes.

Calvo justificó la causa de la demora en las más de 3.500 alegaciones que se han presentado, "que hay que clasificar y analizar", y dijo que espera que la aprobación se produzca "en febrero y si no, en marzo". Las alegaciones proceden de asociaciones vecinales y ecologistas, como la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), la Plataforma Zona Norte o Ecologistas en Acción, que solicitan la suspensión del proyecto en los términos en los que actualmente está planteado y piden más viviendas sociales y zonas verdes. 

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó de forma inicial el pasado mes de septiembre el proyecto de Madrid Nuevo Norte después de 25 años de intentos fallidos. Tras este trámite, el Pleno municipal debía votar ahora en enero su aprobación definitiva, pero finalmente se retrasará uno o dos meses más. Posteriormente, el último paso será el visto bueno a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que tendrá que dar la Comunidad de Madrid.

El nuevo proyecto urbanístico que presenta el Gobierno municipal dista bastante del anterior impulsado en 2015 por la exalcaldesa Ana Botella, sobre todo en lo que se refiere al número de viviendas que se construirán, que pasará de 18.000 a 10.500, un 41,6% menos. De ellas, unas 4.000 tendrán algún tipo de protección pública. La edificabilidad también baja un 21% respecto del plan de 2015: desde los 3.370.000 m2 anteriores a los 2.657.313 m2 actuales.

La propuesta municipal divide el ámbito en cuatro partes: la estación de Chamartín, el centro de negocios, Malmea-San Roque-Tres Olivos y Las Tablas Oeste. La zona residencial se situará al norte de la M-30, junto con actividades económicas, comerciales y de servicios terciarios, mientras que el centro de negocios, muy vinculado a la propia estación de Chamartín, se situará al sur de la M-30.

La reforma del norte de la ciudad de Madrid se planteó por primera vez en el año 1993 y ahora está más cerca de ser realidad gracias al acuerdo entre las diferentes administraciones (Ayuntamiento, Comunidad y Gobierno) y la promotora Distrito Castellana Norte (BBVA y la constructora San José). Los promotores calculan que este nuevo desarrollo generará 200.000 puestos de trabajo en los 20 años que durará y supondrá una inversión que ronda los 6.000 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Madrid.