Julen
El teniente de la Guardia Civil Julián Díaz, atiende a los medios de comunicación. EFE/Daniel Pérez

El encamisado del túnel perforado para rescatar a Julen, el niño de dos años que hace 11 días cayó a un pozo en Totalán (Málaga), se ha completado este miércoles a las 21 horas tras varios retrasos inesperados. La obra de ingeniería que se está llevando a cabo en tiempo récord no para de hallar obstáculos en su camino para sacar al pequeño del agujero que un día se lo tragó.

Después de que el pasado martes los tubos no lograran sobrepasar los 40 metros de profundidad por las desviaciones del terreno, un nuevo saliente encontrado este miércoles impidió por la mañana bajar el tubo por el que descenderán los mineros. Una nueva piedra en el camino. Un nuevo varapalo para una espera ya de por sí agónica. Los técnicos hallaron otro saliente a -50 metros del túnel vertical, de un total de 60 metros de profundidad.

Con el objetivo de acelerar el proceso y sobreponerse al obstáculo, el equipo trabajaba ya por la tarde directamente sobre el entubado rebajando el diámetro (de 1,10 metros a 90 centímetros) en el tramo final del cilindro, que tiene que apoyarse sobre el fondo de ese pozo vertical, según explicó Subdelegación del Gobierno. El operativo prevé que la brigada de salvamento minero acceda este jueves.

La nueva dificultad se suma a las del martes, cuando el tubo no consiguió pasar de los 42 metros de profundidad debido a unas irregularidades en las paredes, lo que obligó a reperforar el túnel con un engrosamiento algo mayor. Ahora, sin embargo, la reperforación no era una opción y se ha optado por el estrechamiento del tubo por el que accederán los mineros.

Otra de las dificultades en el entubado consiste en encajar la ventana desde la que los especialistas de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, llegados desde Asturias la semana pasada, comenzarán a cavar unos cuatro metros en horizontal, a 72 metros de profundidad, para llegar hasta el pozo donde se encuentra el pequeño.

El equipo de ocho mineros bajará, concretamente, de dos en dos en la cápsula diseñada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno, y fabricada por dos herreros malagueños. Unas labores que estiman que se alargarán 24 horas, pese a que el gobierno regional ha evitado hablar de plazos.

"Ya trabajan con suficiente presión como para añadir más", aseguró el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien subrayó que se trata de una situación "extrema e inédita". "El pozo mide lo que la Giralda de Sevilla", detalló a los periodistas para ejemplificar las complejidades del rescate. "Los técnicos siguen trabajando con el anhelo de llegar a Julen lo antes posible y además se está trabajando con la máxima delicadeza para no dañar más al pequeño que ha sufrido una caída importante".

Por su parte, los responsables de la Junta de Andalucía, de la Guardia Civil y del servicio de Emergencias 112 destacaron la energía y el empeño de todos los efectivos que participan incansablemente en el operativo. "Cada vez que se encuentran un tropiezo, evidentemente, se resienten un poco, pero están fuertes y yo estoy segura de que aquí no nos vamos sin Julen", en palabras de María Gámez, subdelegada del Gobierno en Málaga.

"Debajo del uniforme hay carne y hueso, hay sentimientos", detalló por su parte el coronel de la comandancia de la Guardia Civil en Málaga, Jesús Esteban. Los Bomberos, en palabras del presidente del Consorcio, manifestaron que la ilusión crece en el equipo cada vez que avanzan. "Si os contara lo que estamos viviendo todos aquí no lo podríais creer".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.