Terroristas más buscados
De izquierda a derecha: Aitzol Iriondo, Oroitz Aldekoa, Eider Uruburu, Agurne Salterain y Jurdan Martitegi (EFE) EFE
La Guardia Civil ha añadido otros cinco presuntos etarras a la lista de los terroristas más buscados, cuyas fotografías y fichas personales aparecen en la página web del instituto armado.

Se trata de Aitzol Iriondo, Oroitz Aldekoa, Eider Uruburu, Agurne Salterain y Jurdan Martitegi. A éste último se le considera junto a Arkaitz Goikoetxea miembro del comando Vizcaya de ETA, responsable de los últimos atentados con bomba perpetrados en diversas localidades del País Vasco.

La Guardia Civil han creído oportuno en estos momentos difundir las imágenes de estos cinco miembros de ETA
Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, los servicios de información de la Guardia Civil han creído oportuno en estos momentos difundir las imágenes de estos cinco presuntos miembros de ETA, de quienes se sospecha que pueden estar "más activos" en territorio español.

Las unidades de la lucha antiterrorista son muy cuidadosas a la hora de publicar las fotografías e identidades de presuntos etarras, ya que, en muchas ocasiones, en lugar de facilitar su detención, sólo se consigue que el terrorista se esconda en un lugar seguro.

La mayoría de los nuevos miembros de ETA se iniciaron en la violencia callejera
La mayoría de estos nuevos activistas de la banda terrorista se iniciaron en la violencia callejera e incluso algunas de ellos han sido condenados en el pasado por actos kale borroka.

Es el caso de Eider Uruburu, condenada a un año de prisión en julio de 2005 por un delito de exaltación del terrorismo cometido durante una concentración no autorizada, organizada tras la muerte del etarra Arkaitz Otazua en un tiroteo con la Ertzaintza en el alto de Herrera (Álava).

Por su parte, Aitzol Iriondo fue condenado el año pasado en rebeldía por el Tribunal Correccional de París a dos años de cárcel y a la prohibición definitiva de estancia en Francia en el primer juicio contra ETA celebrado en el país vecino tras la ruptura del alto el fuego.