La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional revisa la sentencia de Alsasua
La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, en la imagen, revisa este miércoles la sentencia. Fernando Alvarado / EFE

El fiscal ha pedido este miércoles que la Audiencia Nacional eleve las penas a las que fueron condenados ocho acusados por agredir en la madrugada del 15 de octubre de 2016 a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Alsasua (Navarra) al estimar que fue un acto terrorista y ha rechazado la "teoría del montaje".

La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional ha celebrado este miércoles la vista de los recursos contra la resolución de este tribunal presentados por la Fiscalía y las defensas de los condenados, que han reclamado su absolución al estimar que no se ha probado la versión de las acusaciones.

La Audiencia Nacional condenó el pasado mes de junio a 13 años de prisión a Ohian Arnanz; a 12 a Adur Ramírez y Jokin Unamuno; a 10 a Iñaki Abad; a nueve a Julen Goicoechea, Jon Ander Cob y Aratx Urrizola; y a dos a Ainara Urquijo, siendo esta última la única que se encuentra en libertad, por delitos de atentado, lesiones y desórdenes públicos.

El fiscal José Perals estima que deben ser condenados a penas de entre 12 y 62 años de cárcel por delitos de amenazas y lesiones terroristas o alternativamente a entre 6 y 17 años de prisión por terrorismo y desórdenes públicos. Durante su informe, el fiscal ha rechazado la tendencia de las defensas de hacer ver que este procedimiento es fruto de una "conspiración de la Guardia Civil y de un montaje policial".

"No es una causa general de la Guardia Civil contra los ocho condenados sino que se trata de un procedimiento por atentado contra agentes de este Cuerpo en el que hubo dos mujeres que también resultaron brutalmente agredidas", ha resaltado el representante del Ministerio Público.

Nuevos testigos desvinculan a dos de los ocho acusados

Seis nuevos testigos de la agresión han desvinculado de los hechos a dos de los ocho jóvenes condenados durante la vista de apelación celebrada este miércoles.

La declaración de estos testigos fue propuesta por las defensas de Julen Goicoechea y Jon Ander Cob, ambos condenados desde el pasado junio a nueve años de cárcel, y concretamente han indicado que el primero estuvo esa noche en el bar Koxka de Alsasua, pero que no le vieron agredir, y que el segundo directamente no estuvo.

Todos los testimonios aceptados por la Sala de Apelación han ido en la misma línea, incluido el de una joven que se ha presentado como amiga de María José N.C., la novia del teniente de la Guardia Civil, que también fue agredida. Según han destacado las defensas de los acusados, esta declaración ha ido en la misma línea de la que ya prestó otro testigo durante el juicio del año pasado, Kennett Paulette, quien también dijo ser amigo de la joven.

La testigo ha reconocido que la noche de los hechos, en un momento dado, vio al teniente tendido en el suelo y a María José agachada ayudándole y asustada, pero ha querido dejar claro que no vio a Julen Goicoechea pegar a nadie ni empujar, aunque sí estuvo en el bar, y que a Jon Ander Cob no le vio por allí.

Cuando todo se tranquilizó, la testigo ha asegurado que se marchó a casa y que al día siguiente envió un mensaje a María José para interesarse por su estado, pero ésta no le respondió. No ha vuelto a hablar con ella desde entonces, ha añadido.

El fiscal dice que no aporta nada

Sobre esto, el fiscal ha señalado que no han aportado nada que desvirtúe los hechos declarados probados tras el testimonio de otras veintiséis personas en el juicio ya que además son amigos de los condenados.

La Abogacía del Estado se ha adherido al fiscal y también han mantenido sus acusaciones el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Por su parte, los abogados defensores han alegado que las declaraciones de los seis jóvenes que han comparecido este miércoles sí pueden ser tenidas en cuenta para absolver a los condenados por la agresión al teniente y al sargento de la Guardia Civil y a sus parejas.

En concreto, uno de los letrados defensores, José Luis Galán, ha manifestado que sobre todo el testimonio de una joven que fue amiga de la mujer del teniente agredido "pone de manifiesto la falta de credibilidad general de todos los denunciantes".

Consulta aquí más noticias de Navarra.