El padre iba al volante, porro en mano, fumando a destajo y con el coche ahumado. Y sus dos hijas, en el asiento de atrás. Dos niñas de 3 y 4 años, sin los obligatorios elementos de seguridad, es decir, la silla especial para niños con el cinturón de seguridad.
Sucedió ayer, a las 9.15 horas. La Policía Municipal le dio orden de parar pero el conductor siguió hasta que debido al tráfico se vio obligado a parar en la calle Pintor Losada. Los policías, que le iban siguiendo, bajaron del coche y detuvieron al hombre, que
se negó a pasar el test de estupefacientes.
El hombre quedó arrestado y los agentes entregaron las dos niñas a su madre.