La Policía Nacional detuvo en Avilés a un paciente de psiquiatría del Hospital San Agustín por un delito de homicidio en grado de tentativa tras disparar a un vigilante de seguridad con su pistola que estaba descargada. El hombre, de 31 años natural de Madrid y vecino de Avilés, quedó en libertad con cargos tras prestar declaración ante el juez.

La Comisaría de Policía recibió una llamada a las 5.40 horas de ayer pidiendo que se personase en el centro sanitario una patrulla al haberse producido un altercado, según informaron fuentes policiales a través de una nota de prensa.

Una vez en el lugar, la dotación policial se entrevistó con los vigilantes de seguridad, quienes les informaron que momentos antes, habían recibido una llamada desde urgencias de psiquiatría, donde había un hombre en una actitud muy agresiva.

El hombre había pedido el alta voluntaria y se había arrancado la vía que llevaba en el brazo, del cual le emanaba una gran cantidad de sangre. Cuando los vigilantes trataron de calmarle, el hombre se abalanzó sobre ellos, golpeándoles, consiguiendo salir fuera de la sala.

En el momento en que intentaban reducirle, el paciente logró coger el revolver de uno de los vigilantes y tras encañonarle apretó el gatillo dos veces. El vigilante, como medida de seguridad que se adopta dentro de la unidad de psiquiatría, no había municionado el arma.

La Policía Nacional de la Comisaría de Avilés procedió a la detención de este hombre de 31 años como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa. El detenido fue puesto a disposición del juzgado de instrucción guardia número seis de Avilés quien decretó libertad con cargos.