Según fuentes policiales, el después detenido presentó el 6 de enero una denuncia en la Comisaría en la que daba cuenta de haber sido víctima de un presunto delito de estafa, al haberle efectuado tres reintegros en efectivo en cajero automático, por importes de 300, 300 y 200 euros, con los datos asociados a su tarjeta bancaria.

La investigación realizada ha permitido constatar que, en realidad, dichos reintegros habían sido efectuados con su tarjeta por el propio denunciante, quién en dependencias policiales y una vez detenido, alegó que "por olvido involuntario de haber efectuado las extracciones y ante el temor de ser víctima de una estafa había presentado la denuncia", ha informado la Comisaría Provincial.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.