Anorexia.
Anorexia. KATARZYNABIALASIEWICZ - Archivo

El Govern catalán ha aprobado este martes por la mañana el decreto ley que modifica el Código de consumo de Cataluña (Ley 22/2010) para disponer de un marco legal que permita a la Generalitat actuar contra la difusión de contenidos en internet que hagan apología de los trastornos alimentarios e inciten a seguir conductas perjudiciales para la salud.

Así lo ha expuesto este martes la portavoz del ejecutivo catalán, Elsa Artadi, durante la rueda de prensa de este martes al mediodía en el Palau de la Generalitat. El Govern da así luz verde a la norma que ha de actuar contra la difusión de contenidos en la red que hagan apología de la anorexia y la bulimia.

El nuevo marco legal ampliará la responsabilidad a los intermediarios, empresas, plataformas o servicios digitales que, a pesar de no tener conocimiento de la existencia de este tipo de contenido en sus plataformas, no lleven a cabo acciones para eliminarlos.

Se les considera cooperadores o encubridores. Será una infracción "grave" del Código de consumo realizar actividades de promoción, publicidad, oferta o cualquier otra que fomente o induzca la adopción de hábitos relacionados con los trastornos alimentarios, como la anorexia o la bulimia, y se podrá sancionar con multas de hasta 100.000 euros.

Con este decreto ley, el Govern da cumplimiento al compromiso suscrito de lucha "eficaz" en este ámbito, fruto de los trabajos de la Mesa de Diálogo par ala Prevención de los Trastornos Alimentarios (TCA), liderada por el departament de Empresa i Coneixement, a través de la Agència Catalana del Consum (ACC) que puso de manifiesto la necesidad "urgente" de adoptar medidas de protección y prevención ante la información potencialmente perjudicial presente en webs, blogs y redes sociales, sobre trastornos como la anorexia y la bulimia.

Esta modificación del Código de Consumo permitirá vigilar, investigar y, si es el caso, sancionar a las empresas, plataformas y servicios digitales que, a pesar de tener conocimiento de la existencia de este tipo de contenido en sus plataformas, no lleven a cabo acciones para eliminarlos.

De esta manera, se amplía la responsabilidad a los intermediarios de las redes sociales, que pasan a ser también responsables de la difusión de estos contenidos. El incumplimiento de estas obligaciones supondrá una infracción grave del Código de consumo, que se podrá sancionar con multas de hasta 100.000 euros.

Un decreto pionero

La directora de la Agència Catalana del Consum (ACC), Elisabeth Abad, ha querido poner de relieve que el decreto ley es el resultado de "muchos años de trabajo", que se ha hecho al lado de las asociaciones de familiares de los que sufren alguno de estos trastornos alimentarios. "Se trata de un hecho grave, porque atenta contra la salud de las personas", ha insistido Abad.

Con el decreto, la directora de la ACC ha subrayado que la Generalitat podrá "incidir y sancionar" aquellas webs que hagan apología de la anorexia y la bulimia. Elisabeth Abad también ha dicho que, más allá de la multa, el Govern también hará "seguimiento e inspección" de estas páginas y que, si puede, las cerrará (pero eso solo pasará en el caso de aquellas que tengan el servidor ubicado en Cataluña).

"La sanción y el seguimiento, no obstante, ya es un paso importante, porque hasta ahora el Código de consumo lo regulaba; y en este sentido, la modificación que se ha aprovado este martes es pionera", ha dicho Abad.

Con este decreto ley, la directora de la ACC también ha afirmado que el Govern se adapta a los nuevos códigos de consumo y que, a partir de aquí, "el objetivo último es el de poder regular también todo aquello que se publica en páginas web e internet dentro del ámbito de competencia de la Generalitat".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.