En ficción, en las series, es difícil contar algo nuevo. Pero si de algo pueden presumir los creadores Álex Pina y Esther Martínez Lobato es de contar de una forma nueva. Y eso es lo que han hecho en El embarcadero, una serie original de Movistar+ (ya completa bajo demanda) en colaboración con Vancouver Media y Atresmedia Studios.

Esta nueva ficción cuenta la historia de un hombre llamado Oscar (interpretado por Álvaro Morte) que se suicida. A raíz de ese infeliz suceso, su mujer (Verónica Sánchez) descubre que tenía una doble vida, otra existencia que compartía con una mujer radicalmente opuesta a ella (Irene Arcos). Descubrir los motivos que le llevaron a quitarse la vida hará que ambas mujeres se encuentren e inicien una relación que las unirá.

El embarcadero es "entre otras muchas cosas es un viaje iniciático, pero a los cuarenta años", explica Verónica Sánchez. Y es que esta serie habla del poliamor, con "los sentimientos prevaleciendo por encima de los prejuicios", como explica Irene Arcos, pero también es un emocionante thriller con la ciudad de Valencia y su albufera como protagonistas de fondo.

"El fundamento de la ficción contemporánea es que te rompa la hoja de ruta, desbaratar la previsión del espectador", explica Álex Pina, ganador de un premio Emmy Internacional a Mejor Serie Dramática por La casa de papel. Y eso es lo que pretende El embarcadero . "Lo que cambia es la perspectiva de la narrativa, que es muy novedosa. "Nos han dicho que da la sensación de ser una historia nueva, cuando en realidad el argumento es muy viejo", hace ver la coautora de la serie, Esther Martínez Lobato.

Ésta es una ficción que en cierta medida rompe los prejuicios que hay sobre la pregunta ¿es posible amar a dos personas a la vez? "A medida que avanza empiezas a entender a todos los personajes y eso es lo que al final suscita el debate", explica Verónica Sánchez. "Nos han dicho que la gente acaba hablando del tema con su pareja o sus amigos, en plan ¿tú qué harías?", revela.

La serie, de la que se han rodado ya ocho capítulos, se ha localizado casi íntegramente en la ciudad y en la Albufera de Valencia, pues son dos "entornos contrarios que necesitábamos, el eterno verano de la Albufera y la verticalidad de la ciudad, dos lugares que reflejan la personalidad de las protagonistas", explica uno de los directores de la serie, Jesús G. Colmenar.