Menores no acompañados.
Menores no acompañados. EP

Llegan a España con muchas ganas de trabajar. Con el deseo de ayudar a sus familias y la voluntad de contribuir en el crecimiento económico del país receptor, sobretodo a través de trabajos del primer sector.

Los jóvenes migrados solos son una realidad creciente en nuestro país y junto con los niños y adolescentes no acompañados (MENAs), necesitan una estrategia integral y de plena inclusión por parte de las administraciones y de la mano del sector social que vaya desde la acogida hasta la autonomía de los inmigrantes.

Así lo han anunciado en una rueda de prensa este martes ECAS, FEDAIA y FEPA, tres federaciones sociales que trabajan con migrados no acompañados.

Han presentado una alianza estable para la mejora del sistema de protección de la infancia, la adolescencia y la juventud en situación de vulnerabilidad, en clave de expectativas en relación con la Estrategia catalana de acogida e integración de los adolescentes y jóvenes migrados solos.

Las tres federaciones suman más de 200 entidades que velan por la protección de niños, adolescentes y jóvenes migrados solos en Cataluña, la mayoría de los cuales son de procedencia marroquí.

Ante la llegada masiva del vulnerable colectivo y el desbordamiento del sistema de acogida y protección público, las tres federaciones de entidades han decidido unirse para compartir un relato conjunto del tercer sector como veladores e incisores del diseño de las políticas públicas que se presentará este viernes en la estrategia catalana del departamento de Trabajo, asuntos sociales y familias de la Generalitat de Cataluña.

La estrategia conjunta pretende garantizar el cumplimiento de la Ley 14/2010 de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia. Lo ha explicado el portavoz de FEPA, Ferran Rodríguez, añadiendo que es necesario garantizar "un único sistema de protección que no diferencie los derechos según la nacionalidad".

Por eso, Rodríguez ha manifestado su compromiso de "estar al lado de las administraciones en el camino" con la meta garantizar los derechos del colectivo.

Las tres federaciones basan sus expectativas de la estrategia en la concepción estructural del fenómeno migratorio que ya no es una situación de emergencia sino "un fenómeno global que ha llegado para quedarse y que requiere de planificación de los recursos estables", tal como argumenta la portavoz de FEDAIA, Loli Rodríguez.

En la misma línea, Rodríguez ha asegurado que es necesario un cambio de mirada que sustituya la amenaza por la oportunidad y se centre en un proyecto educativo integral. Un debate que no esté "entre la complacencia o el catastrofismo sino en los recursos disponibles y las actuaciones eficaces", afirma Rodríguez.

La alianza entre ECAS, FEDAIA y FEPA proponen poner orden en la cartera de servicios y diseñan unas actuaciones en 5 dimensiones: de derechos, aspectos económicos, políticos, técnicos y de comunidad. Según ha comentado Pilar Núñez, portavoz de FEDAIA con el objetivo de "devolverles la seguridad ante la vida y las dificultades" a un colectivo que "ha atravesado un mar de dificultades, afrontándose incluso a la muerte."

Consulta aquí más noticias de Barcelona.