Groenlandia
Un iceberg, junto a la aldea de Innaarsuit, en el municipio de Avannaata, Groenlandia. EFE

El hielo de Groenlandia se está derritiendo más rápido de lo que los científicos pensaban y, de hecho, el ritmo de esa pérdida se ha cuadruplicado desde 2003, lo que podría acelerar la subida del nivel del mar, según una investigación publicada este lunes.

El estudio, que arroja nueva luz sobre los efectos del cambio climático, fue divulgado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y que publica semanalmente la Academia Nacional de Ciencias de EE UU.

Hasta ahora, los científicos habían mostrado preocupación por la desaparición de hielo en el sureste y nordeste de Groenlandia, donde se hallan grandes glaciales de los que se desprenden trozos de hielo del tamaño de un iceberg y luego se derriten en el océano Atlántico.

Ahora, sin embargo, los investigadores han descubierto que entre 2003 y 2013 la mayor parte del hielo de Groenlandia se perdió no en el sureste y nordeste de la isla sino en el suroeste, donde prácticamente no hay glaciares.

Este hallazgo demuestra, según el estudio, que el hielo de la superficie de Groenlandia se está fundiendo a medida que las temperaturas globales aumentan, lo que provoca que ríos de agua derretida fluyan hasta el océano y, como consecuencia, crezca el nivel del mar.

De esa forma, el suroeste de Groenlandia probablemente se convertirá en el futuro en un factor importante en el aumento del nivel de las aguas, avisan los científicos.

"Demasiado tarde"

La investigación muestra los peligros que podrían afrontar ciudades como Miami y Nueva York, en la costa este de EE UU, así como Bangladés y la urbe costera de Shanghái (China) y las islas del Pacífico, amenazadas por el aumento del nivel del mar como consecuencia del deshielo.

Uno de los autores del estudio, Michael Bevis, opina que la reducción de la capa de hielo está alcanzando un "punto de inflexión" y que es demasiado tarde para solucionar el problema.

"Lo único que podemos hacer es adaptar y mitigar un mayor calentamiento global: es demasiado tarde para que no tenga efecto", lamentó Bevis, profesor de geodinámica en la Universidad estatal de Ohio.

La investigación se realizó con datos de satélites de la agencia espacial estadounidense NASA que se dedican a medir la pérdida de hielo en Groenlandia.

Esos satélites calculan que entre 2002 y 2016 la isla perdió suficiente hielo para aumentar el nivel del mar a un ritmo de 0,7 milímetros al año.

Además, según esas cifras, si se derritiera todo el hielo de Groenlandia, que tiene hasta 3 kilómetros de grosor en algunos lugares, entonces el nivel del mar crecería unos siete metros, lo que podría sumergir bajo el agua la mayor parte de las ciudades costeras del mundo.