Se acabó hablar del tranvía en Córdoba en futurible. La Junta licitó ayer las obras para determinar el trazado de esta infraestructura y para elaborar el proyecto de la misma. La idea de estas instalaciones lleva barajándose desde 2003. El debate ya no es si habrá o no tranvía, sino por dónde discurrirá. Se dará 16 meses de plazo a la empresa adjudicataria, ocho para que defina el itinerario y el resto para hacer el proyecto.  El recorrido definitivo se sabrá a primeros de 2009, según avanzó ayer a 20 minutos el delegado de Obras Públicas y Transportes, Francisco García.

Las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas hasta el 29 de abril. La Junta pagará estos trabajos, para lo que destina un presupuesto de 2,5 millones, y el resto, es decir, la adquisición de los tranvías, las obras de señalización y la explotación y gestión del servicio, será competencia municipal.

García añade que «no hay ningún itinerario cerrado», en relación a los estudios previos realizados por la Gerencia de Urbanismo. «Para eso hemos licitado estas obras, que podrán asimilar parte de los trabajos elaborados ya sobre el tranvía».

Según los estudios municipales, la idea es crear dos ejes en doble sentido de circulación de norte a sur y de este a oeste. García descartó ayer la ampliación de este servicio a las barriadas periféricas, ya que «éstas se beneficiarán de los transportes públicos con cargo a la futura área metropolitana».

El primer viaje, toda una incógnita

La fecha en la que los cordobeses podrán ver circular un tranvía por las calles sigue siendo una incógnita. Según los plazos, la Junta espera acabar el estudio con todo decidido, consensuado con los vecinos, y viable técnicamente para finales de 2009. A partir de entonces, será el Ayuntamiento quien se encargue de pedir las ayudas para hacer el resto, adquirir la maquinaria y poner en funcionamiento el servicio.