Consejo Europeo
Vista general de la reunión del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica. STEPHANIE LECOCQ / EFE

El Consejo Europeo ha rechazado el mandato de negociación de los Estados de la Unión Europea sobre la polémica reforma de la Ley de Copyright y sus artículos 11 y 13, cuya entrada en vigor podría suponer el fin de Internet tal y cómo lo hemos conocido hasta ahora. Al final, 11 países han votado en contra del texto propuesto por Rumanía, que ocupa la presidencia temporal del Consejo.

Se sabía ya que Finlandia, Eslovenia, Países Bajos, Bélgica y Alemania votarían contra la reforma, pero a ellos se han sumado Italia, Polonia, Luxemburgo, Suecia y, por sorpresa, Croacia y Portugal.

En todo caso, la votación del Consejo Europeo no tumba por completo la ley. El proceso de negociación se alarga. Habrá que negociar de nuevo y probablemente sea tras las Elecciones Europeas de mayo. Y no sólo sobre los aspectos más llamativos sino sobre otros muchos, porque las razones por las que estos países han votado en contra no son las mismas.

Es decir, muchos de los argumentos para votar en contra de la reforma no han tenido tanto que ver con la defensa de la libertad de expresión y otros derechos fundamentales, como de intereses particulares de cada país.

Si el voto del Consejo Europeo hubiera sido a favor del texto, este lunes ya hubieran empezado las negociaciones entre el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y la Comisión Europea para acabar la redacción del texto. Después, entre marzo y abril, hubiera tenido lugar la votación definitiva en el Consejo, y luego, en abril, la votación final en el Parlamento Europeo. Esa reunión, la de este lunes, se ha cancelado.

Diputados europeos que luchan contra la aprobación de la medida, como Julia Reda, presidenta de los Piratas Jóvenes de Europa, insta a todos los ciudadanos europeos a mantener la presión ejercida sobre las instituciones comunitarias, recordando que no hay nada hecho.

En esa presión tiene mucho que ver Google. En defensa de su buscador y de su canal de vídeo (YouTube), el gigante tecnológico ha mostrado un par de imágenes de cómo sería ambos bajo la nueva normativa que se debate. "Estamos realizando un experimento dirigido a un pequeño porcentaje de usuarios de la Unión Europea para comprender el impacto que podría tener para nuestros usuarios y socios editores la Directiva de derechos de autor propuesta por la UE", ha explicado un portavoz de Google.

En España, la Asociación de Internautas critica la falta de transparencia y opacidad en las que se estan dando las negociaciones cara a presentar un texto definitivo a votación por el Parlamento europeo. Destaca este colectivo que ya se han recogido cerca de 4.400.000 millones de firmas bajo el titulo: “Deten la Máquina de la Censura: ¡salva Internet!”