Un total de ocho trenes, entre Altaria y AVE, de los que cubren el trayecto entre Madrid, Zaragoza, Barcelona y la frontera francesa, sufrieron ayer, apenas una semana después de la inauguración  de la línea AVE entre Madrid y Barcelona, un retraso medio de 15 minutos por la desaparición de 40 metros de cable de señalización en la provincia de Madrid.

El robo se hizo en el tramo comprendido entre las localidades de Alcalá de Henares y Mejorada del Campo. Los cables de señalización se sustrajeron en dos fases, con tres horas de diferencia (la primera, a las 13.40 h, y la segunda, a las 16.30), con dos cortes de 20 metros cada uno y a una distancia de diez kilómetros entre sí.

Ambos cortes de cable distorsionaron la circulación de varios servicios de la línea de alta velocidad. Los daños ocasionados por el primer corte se repararon alrededor de las 15.16 horas, aunque el segundo no se terminó de arreglar hasta las 18.25, según explicaron responsables del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

A una semana de estrenar línea

Los retrasos sufridos ayer por los trenes de alta velocidad se registran menos de una semana después de que se estrenase la nueva línea AVE que une la capital aragonesa con Barcelona. El problema se añade a la reducción de billetes que aplica Renfe a los AVE de Zaragoza, como ya informó 20 minutos.