Casado llama a "unir el voto" contra los partidos que se "disfrazan del PP"

El presidente del PP, Pablo Casado, y su mujer Isabel Torres, saludan a su llegada a la clausura de la Convención Nacional del Partido Popular.
El presidente del PP, Pablo Casado, y su mujer Isabel Torres, saludan a su llegada a la clausura de la Convención Nacional del Partido Popular.
EFE
Ha sido el gran triunfador del fin de semana. Pablo Casado da por hecho que la Convención Nacional del PP ha conseguido lo que buscaba: unir al partido de cara a las elecciones de mayo. El presidente popular cerró el cónclave para, igual que a nivel político, seguir la estela de Rajoy y Aznar, que hablaron los días anteriores."Preparados para gobernar". Ese fue el lema del vídeo de presentación proyectado justo antes de que un Casado muy sonriente tomase la palabra. Durante su discurso estuvo respaldado, entre otros, por Esperanza Aguirre y María Dolores de Cospedal, pero también por Aznar, que repetía tras su presencia el sábado.

Ha sido el gran triunfador del fin de semana. Pablo Casado da por hecho que la Convención Nacional del PP ha conseguido lo que buscaba: unir al partido de cara a las elecciones de mayo. El presidente popular cerró el cónclave para, igual que a nivel político, seguir la estela de Rajoy y Aznar, que hablaron los días anteriores.

"Preparados para gobernar". Ese fue el lema del vídeo de presentación proyectado justo antes de que un Casado muy sonriente tomase la palabra. Durante su discurso estuvo respaldado, entre otros, por Esperanza Aguirre y María Dolores de Cospedal, pero también por Aznar, que repetía tras su presencia el sábado.

"No se puede unir España desuniendo el voto. Hay que unir el voto para unir España y eso solo lo podemos hacer nosotros", dijo el líder popular en un claro mensaje para desmarcarse de Vox. Para Casado, el PP es la única opción. Un PP al que "muchos quieren imitar pero no les sale", comentó. "Tuvimos dos mayorías absolutas y seremos merecedores de otra", sentenció desde el escenario, con un tono rotundo y que trató de ser convincente en todo momento.

Pablo Casado no se olvidó eso sí de reivindicar su papel. "La gente quería que volviera el PP", soltó en la que quizás fuera una referencia al anterior partido liderado por Rajoy. "Reivindico el voto útil y el voto fuerte frente a la rendición socialista", para decir también que los populares han de ser "el punto de encuentro" de la "gran mayoría de votantes de centro derecha".

"Somos un partido con proyecto, con alma, con raíces. Y para recuperar nuestro espacio electoral no tenemos que movernos de sitio". Esta frase fue otra de las claves del discurso del presidente del PP. Casado tuvo un órdago para quienes acusan a la formación de derechizarse: "El PP es la casa común del centro derecha reformista y liberal", sostuvo.

"Votar menos PP es votar menos España"

En este sentido, el presidente avisó de que "votar menos PP es votar menos España" y dar alas a "más radicalidad, más Otegi y más sectarismo". Sobre esto, reiteró su idea de que el voto tiene que ir a parar a su formación: "Aquellos que se fueron a buscar el PP fuera del PP, ni lo han encontrado ni lo van a encontrar. Este es el único PP, el verdadero".

Si llega al Gobierno, recordó la medida estrella que ya anunció en el Congreso Nacional del partido: volver al 155 y modificar el Código Penal para impedir la convocatoria de referéndum, además de cambiar el sistema de indultos. Sobre esto también quiere aplicar la ley de partidos para impedir "la kale borroka" o que reciban "financiación pública" los partidos que quieren "romper con España".

Precisamente en ese contexto, mencionó la gestión del Gobierno de Sánchez con la idea de arrinconarle. "La izquierda nos sale demasiado cara", dijo, y culpó a los socialistas de "rendición" frente al secesionismo catalán. Precisamente a la izquierda la llamó "trasnochada" por "remover el pasado" respecto al dicatador Franco.

Aborto, violencia machista, prisión permanente...

En el apartado de sus propuestas, Casado hizo hincapié en la defensa "de la vida". Según él, el Partido Popular es la formación que "defiende la familia", y considera que las decisiones políticas que se tomen tienen que tomarse "siempre a favor de la vida" porque "no hay nada más progresista".

Con todo, considera que es el Estado el que tiene que asegurar el bienestar de la gente, y no al revés. Además, defendió la necesidad de mantener el "modelo constitucional" de las autonomías. En esto, apuntó que la pluralidad debe ser compatible con la igualdad entre españoles. "No puede haber regiones de primera y de segunda", y afeó a Sánchez las "cesiones que ha hecho" al Ejecutivo de Torra.

En lo referente a la violencia machista, Casado pidió que no se dieran "lecciones" porque su partido ha sido "el que más ha luchado por combatir" la violencia contra las mujeres. Pero incluyó en el mismo saco la violencia contra niños o ancianos. En la misma parte de la intervención, hizo una defensa rotunda de la prisión permanente revisable, algo que fue especialmente aplaudido por el auditorio.

Y algo fundamental, exigiremos memoria, dignidad y justicia para las víctimas de ETA y el fin del humillante acercamiento de presos a las cárceles vascas", advirtió Casado, que además cree que esto forma parte también de la negociación de los Presupuestos por parte del Gobierno. En este sentido, dio otra medida si llega a Moncloa: "Legislaremos contra los homenajes a terroristas etarras y el acceso a beneficios penitenciarios sin su colaboración efectiva en el esclarecimiento de los crímenes impunes".

Casado agradeció el trabajo de las asociaciones de víctimas y tuvo un recuerdo para ellos, y les aseguró que el PP no pagará peajes de ningún tipo. "No les dimos nada por matar, y nada les daremos por haber sido derrotados", expresó.

"Orgulloso" del legado de Aznar y Rajoy

Pablo Casado supo también valorar la labor de José María Aznar y de Mariano Rajoy. "Aznar y Rajoy son los dos mejores presidente de la historia del país. Ambos recuperaron el prestigio de España", esgrimió.

Los anteriores presidentes, según Casado, consiguieron unir al país, pero esa unión ahora está "en riesgo" y él culpa a los nuevos partidos y "una fragmentación electoral" que se vive en la actualidad.

"Hace treinta años conseguimos un hito histórico con Aznar al aunar todo lo que estaba a la derecha del PSOE", recordó el líder popular, en un proceso que ahora él aspira a repetir. "Somos la formación política que ha mejorado España", sentenció.

El discurso terminó con una muestra de empuje. Casado quiere un PP "que convenza, que ilusione, que sea ambicioso". En definitiva, "que salga a ganar". El presidente popular, en el fin de semana de su confirmación como líder, aseguró que quiere recuperar "el futuro de una España en libertad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento