La llegada de un sistema frontal bastante activo trajo este sábado las primeras nevadas del invierno y esta situación se prolongará hasta el próximo jueves en las montañas del norte e incluso en cotas que bajarán hasta los 400 metros en algunas zonas.

Este cambio de tiempo ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar avisos en 14 provincias de la mitad norte peninsular por nevadas que dejarán unos cinco centímegros de grosor de nieve en el suelo con cotas que varían entre los 600 y los 1.800 metros. Esta situación será muy similar este domingo.

Por otro lado, el viento del noroeste aportará este lunes aire frío y húmedo y precipitaciones en el extremo norte peninsular y Baleares. Ese día nevará por encima de unos 800 metros, pero no se producirán acumulaciones importantes.

A partir del próximo martes se espera la llegada de un nuevo frente atlántico tras el que se intensificará el viento del noroeste. Meteorología espera precipitaciones abundantes desde el martes al jueves en el área cantábrica y Pirineo occidental, que, en menor medida, podrán extenderse al resto de la mitad norte peninsular, el interior del sureste y Baleares.

Las nevadas se producirán probablemente en cotas por debajo de 400 metros en el Cantábrico oriental y el noreste peninsular, mientras que la cota ascenderá gradualmente hacia el oeste de la península. No se espera nieve en el noroeste por debajo de entre 800 y 1.000 metros.

La Aemet subrayó que hay una "alta probabilidad" de que las acumulaciones de nieve sean "muy importantes" entre el martes y el jueves en el área cantábrica y los Pirineos. El viento del noroeste, que producirá ocasionalmente rachas fuertes o muy fuertes, contribuirá a que la sensación térmica sea significativamente baja.