El empresario Juan Antonio Roca, en prisión provisional por su presunta implicación en el caso Malaya, y una de sus colaboradoras, Monserrat Corulla, imputada en la misma causa, declararon ayer en San Javier ante la juez que lleva el caso Ninette, operación efectuada en enero en la que se detuvo a seis personas, entre ellas el ex alcalde de Los Alcázares Juan Escudero. Roca llegó desde la cárcel de Albolote (Granada), donde cumple prisión provisional por el caso Malaya. Su abogado, Aníbal Álvarez, se trasladó ayer a Murcia y dijo desconocer la causa por la que su cliente declaró y los cargos que se le imputan.