Rescate de Julen
Operativo de rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó a un pozo en Totalán (Málaga). EFE

Seis días y seis noches de duro trabajo sin interrupción llevan a sus espaldas todos los operativos que están participando en el rescate de Julen. Aunque durante las horas de sol el clima es agradable, cuando va cayendo la noche un frío de sierra se apodera de la zona y se mete en los huesos.

Pero ni las bajas temperaturas, ni los imprevistos de última hora, ni las largas jornadas han conseguido frenar a todos aquellos que únicamente se concentran en su meta: sacar al niño del pozo.

Además de los dispositivos de rescate, formados por la Guardia Civil, bomberos, la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, geólogos, etc., los periodistas y los 700 habitantes de Totalán (Málaga) tampoco descansan, porque del desgraciado acontecimiento que une a toda esta gente ha brotado algo positivo: la solidaridad.

Los vecinos reparten mantas, comida, agua e incluso alojamiento a aquellos que lo necesitan. El ejemplo más destacado es el de la vecina que ha acogido a José Roselló y Victoria García —los padres del pequeño— junto con otros familiares después de que tuvieran que abandonar la zona cercana al pozo en la que se encontraban por los posibles riesgos que se presentan ante las nuevas fases.

Los periodistas, desde bien temprano, acuden a la zona para poder mantener informada a España y al resto del mundo de los avances. Los vecinos también les reciben con los brazos abiertos, hasta tal punto que la planta de arriba del bar Arriba y Abajo se ha convertido en una especie de redacción.

Tales son las ganas de que Julen salga de ese agujero que, si por algunos vecinos fuera, ya habrían cogido la pala y se habrían puesto a cavar. O, como diría Pepe, uno de los lugareños, "ya se habría tirado de cabeza".

Los últimos avances oficiales (19.30 horas del viernes 18), remitidos en rueda de prensa por Ángel García Vidal, portavoz del equipo técnico que organiza las obras de rescate, apuntaron que durante la noche del viernes terminarían la plataforma necesaria para comenzar con la perforación de un túnel paralelo al de Julen. Si todo va bien la perforación debería durar 15 horas. "Tengan la seguridad de que llegaremos a Julen".