El joven menor de edad estaba en casa y oyó los gritos de sus padres en la cocina. El chaval se acercó y, al llegar, vio cómo su padre tenía un cuchillo de grandes dimensiones en el cuello de su madre. El hombre amenazaba de muerte a su mujer. El chico, con precaución, se acercó a su padre y consiguió arrebatarle el arma sin que su madre sufriera ningún percance.

Esta escena se vivió el domingo sobre las 22.00 horas, en una vivienda de la calle Zazpilanda de Bilbao. El agresor estaba ebrio y, además, golpeó a su pareja. Fue detenido por la Ertzaintza.

Le arroja un ordenador: Este fin de semana ha dejado otros dos casos de violencia doméstica. El primero ocurrió en un piso de la calle Antonio Trueba de Bilbao, a primera hora de la tarde del domingo. Un hombre de 31 años fue detenido por herir a su novia arrojándole un ordenador portátil e intentar dar un cabezazo a la hija de ella, una niña de diez años.

El tercer caso ocurrió en una casa de Gernika en la noche del domingo. Un hombre de 45 años dio puñetazos a su pareja, tras acusarle de ser la culpable de los problemas familiares. La víctima fue hospitalizada.