Ángeles Heras
Ángeles Heras, secretaria de Estado de Universidades e I+D+i y presidenta del Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación, en su despacho. ELENA BUENAVISTA

La secretaria de Estado de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación recibe a este diario en su despacho el día después de conocerse en detalle los Presupuestos que el Gobierno propone para 2019. Ángeles Heras se muestra "muy contenta" porque las cuentas prevén 1.620 millones de euros, un 10,2% más, para becas universitarias y no universitarias, y 6.752 millones para investigación, lo que supone un aumento del 5,6%.

Lo que no tiene una partida propia es el Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación, recién constituido y al frente del que se ha colocado a esta científica que logró sacar adelante sus estudios pese a la férrea oposición de su padre y gracias al "inestimable" apoyo de su madre, que siempre la instó a no depender económicamente de nadie, "porque la independencia económica es la fuente de la libertad". 

Nacida en 1955 en Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba), Heras se doctoró en Ciencias Químicas en 1983 y es catedrática de Química y Física en la Facultad de Farmacia de la Complutense. Investigadora principal en 26 proyectos nacionales e internacionales, es co-inventora de cuatro patentes y fundó su propia empresa.

¿Por qué se ve la necesidad de crear este observatorio?
Porque aunque se ha ido avanzando mucho no llegamos a los niveles de igualdad que debe haber. Si somos el 51% de la población debemos tener unos tantos por ciento de representación en la ciencia, en todas las profesiones y en los cargos de responsabilidad cercano, si no al 50, sí al 40; vamos a jugar también con la libertad de las personas. Pero es importante seguir luchando porque no se ha logrado. En las universidades, solo el 21% de los catedráticos son mujeres. En mi área, Química Física, somos el 19%. En el CSIC las profesoras de investigación suponen el 25%. Y las que hay o lo han conseguido más tarde o a costa de anteponer la vida profesional a la personal.

No se va a establecer un sistema de cuotas, ¿por qué?
Porque la ciencia no va por cuotas. Funcionamos por currículum. No ponemos cuotas pero sí queremos avanzar en que el acceso y la carrera profesional se desarrollen en las mismas condiciones, que no haya trabas para la mujer.

¿Cómo se consigue? 
Estamos teniendo en cuenta el tiempo de maternidad. El gran parón y lo difícil para las mujeres es conciliar la vida personal con la profesional. Se trata de que ellos asuman responsabilidades dentro de la casa y ellas puedan tener más responsabilidades fuera. En el ámbito de la ciencia, especialmente durante la crianza de los hijos, se pierde tiempo de hacer currículum. Entre finales de los 30 y principios de los 40, que es la edad ahora de la maternidad, la mujer se plantea si tener hijos, porque entonces perderá tiempo y luego, cuando evalúen su currículum, se verán esos años en blanco. ¿Qué hemos hecho? Que en todas las convocatorias de ámbito nacional de proyectos y de captación de talento de estas jóvenes para programas de investigadores se consideren tres años por hijo, de tal manera que ese periodo no cuente.

¿Por qué tres años?
Antes era uno. Si habías tenido dos hijos competías con tus colegas masculinos no con el total de años de experiencia, de publicaciones,… sino con dos menos. Lo hemos ampliado porque entendemos que los niños necesitan más dedicación de sus padres hasta los tres años. Y lo hemos puesto para ambos sexos, con vistas a que los hombres también se puedan quedar a cargo de los hijos. No queremos que solamente las mujeres tengan esa responsabilidad.

Ángeles Heras

Son medidas dirigidas al sector público. ¿Qué se puede hacer con el sector privado?
Sin una ley aprobada en el Parlamento nosotros no podemos imponerles que hagan estas mismas cosas. Pero el ámbito privado poco a poco se va permeando. También estoy convencida de que esta medida irá avanzando en los proyectos con financiación de las comunidades. El observatorio se crea para que esto se cumpla, para detectar situaciones de desigualdad, comportamientos que no son adecuados,... Hay otro objetivo: tratar de fomentar que la ciencia llegue a las niñas. Estamos detectando que ahora hay menos vocación científica entre las jóvenes.

¿A qué se debe?
No lo sabemos. Especialmente ocurre en Física, Ingeniería e Informática. Supongo que es una mezcla de cosas, entre las que está las películas que ven. Yo soy muy contraria a un determinado tipo de películas que ven, a los modelos patriarcales. Ha disminuido pero sigue apareciendo ese modelo de hombre que se dedica a la Física, la Ingeniería o la Informática y las mujeres más a lo bio. Ahí tenemos mucho que hacer porque dentro de unos años, más pronto que tarde, los principales puestos de trabajo van a estar relacionados con Informática, Inteligencia Artificial...Van a ser empleos mejor remunerados y nuestras niñas, entonces mujeres, no estarán en esas condiciones.

¿Cómo se las puede atraer? 
Acercando la ciencia a toda la sociedad. Hace falta mucha divulgación científica y hacer llegar a la sociedad que sin ciencia, sin tecnología y sin innovación no se puede avanzar. La ciencia necesita la mirada de las mujeres, necesitamos figuras de científicas como modelos, mostrando que somos normales, que hacemos nuestro trabajo y que por eso, y esto para las jóvenes es importante, no perdemos nada de feminidad. Al contrario. El método científico te da unas herramientas mentales muy válidas para la vida. En colaboración con la UE hay ya en marcha acciones, como el vídeo que nos pidieron a varias mujeres europeas en el que nos hacían preguntas como por qué habíamos estudiado o cuál había sido el principal logro de nuestra carrera. 

¿El observatorio dispone de un presupuesto propio?
No. Una de las cosas principales que está haciendo este Gobierno es tratar de ser lo más eficientes posibles; con el mínimo gasto en euros y en tiempo, hacer las cosas lo mejor que podamos. Entendemos que de momento no es necesario un presupuesto. Contamos con funcionarios de los nueve ministerios que formamos parte del observatorio y tendremos grupos de expertos. Con un poco más de esfuerzo de todos esperamos trabajar a coste cero.

¿Qué piensa cuándo ve el auge de un partido como Vox y su postura hacia cuestiones como la violencia de género? 
Da mucho miedo ver que podemos retroceder y pienso lo que nos decía Simone de Beauvoir: "No olvides jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debéis permanecer vigilantes durante toda vuestra vida". Hay que estar vigilantes continuamente. En las crisis siempre se perjudica a los débiles y es muy fácil sentirse fuerte por el hecho de ser hombre.