Fernando Grande-Marlaska
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. MINISTERIO DEL INTERIOR

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha explicado este viernes que su departamento está estudiando cuáles son las zonas más vulnerables de las vallas que separan a Ceuta y Melilla, es decir, donde se hayan producido más saltos por parte de migrantes que quieren acceder a España, para eliminar en ellas las concertinas. Según ha indicado, en estas zonas las vayas se reforzarán para hacerlas "más seguras" pero sin medios "cruentos".

Grande-Marlaska ha presentado este viernes el plan de mejora de infraestructuras de seguridad en el que el Gobierno invertirá 850 millones de euros en siete años para actualizar comisarias, cuarteles de la Guardia Civil, prisiones y centros de interminamiento de extranjeros (CIEs), así como en las fronteras de Marruecos con Ceuta y Melilla.

Según ha dicho, en el capítulo sobre el refuerzo de las fronteras de las ciudades autónomas figura el estudio que se está realizado con el objetivo de retirar las concertinas en algunas zonas de los 8,7 kilómetros de valla en Ceuta y 10 kilómetros en Melilla.

"Se van a determinar las zonas más vulnerables, aquellas que han sido objeto de mayores intentos de salto, y se colocarán nuevas vallas y medios más seguros, pero sin medios cruentos", ha dicho el ministro.

Se trata, ha añadido, ·de reforzar la seguridad del sistema fronterizo en Ceuta y Melilla con elementos tecnológicos inteligentes y que, reforzando la seguridad, no resulten lesivos para las personas".  

Además de la retirada de las concertinas en algunos puntos, las actuaciones previstas para reforzar la frontera prevén la instalación y mejorar de circuitos cerrados de televisión en el perímetro de ambas vallas, mejora de la red de fibra óptica en Melilla y el refuerzo de la infraestructura de seguridad en ambas vallas. También,se mejorarán los pasos fronterizos desde Marruecos mediante un plan que se ha diseñado en coordinación con este país, ha dicho el ministro.

La retirada de las concertinas es un compromiso que adquirió el Gobierno al principio de su mandato y forman parte del "gran plan" para mejorar las infraestructuras de seguridad del Estado que ha aprobado este viernes el Consejo de Ministros, con una inversión de 850 millones de euros en siete años.

La seguridad y los gobiernos socialistas

En la explicación de sus pormenores, Grande-Marlaska ha hecho un alegato de la importancia que tiene la seguridad para los Gobiernos socialistas, no sólo el de Pedro Sánchez, también los de sus antecesores, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

El ministro ha asegurado que el gasto en estas partidas siempre ha sido mayor con Gobiernos sociales que del PP al  y ha aludido a un informe que elaboró el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2017, que "estaba metido en un cajón" sobre la falta de conservación de las infraestructuras de seguridad y al que nadie se preocupó de dar seguimiento o hacer alguna "propuesta de ejecución".

Sobre las concertinas, Grande-Marlaska ha señalado que en este documento también se indicaba que "los medios cruentos en la valla ya no eran disuasorios, no implicaban disuasión".

"La conclusión es que a los gobiernos socialistas les preocupa la política de seguridad", ha dicho Grande-Marlaska, que ha apuntado que ésta "se consigue dando los medios, no hablando".

Comisarías, cuarteles, prisiones y CIEs

El plan aprobado este viernes por el Consejo de Ministros está dotado con 850 millones de euros para gastar en los próximos siete años en la renovación de comisarías de policía, cuarteles de la Guardia Civil, prisiones y fronteras y CIEs. En concreto, se destinaran 275 millones a comisarias y 275, a cuarteles, además de otros 50 millones para obras en otras dependencias, como las dependencias donde trabajan los funcionarios de prisiones, la construcción de tres nuevas unidades de custodia hospitalaria y la construcción de un nuevo centro penitenciario en San Sebastián tras lo que se cerrará la cárcel de Martutene, ha enumerado Grande-Marlaska.

En el caso de los CIE, el ministro ha indicado que el plazo de ejecución es menor, de tres años. Se procederá a la "reforma integral" para adaptar los ocho centro ya existentes "a los requerimientos legales, de seguridad y de humanidad" según las indicaciones del Defensor del Pueblo y de organizaciones "nacionales e internacionales", ha dicho el ministro, que ha añadido que este año empezará la construcción de un nuevo centro en Algeciras, que, además, supondrá también un nuevo concepto de CIE, "con el que pretendemos garantizar la seguridad y la humanidad".

la cnclu abste lica es que a un gob socia le preocuap la plitca de seguridad