El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado, en fecha que no consta pero antes del 11 de marzo de 2017, ordenó "hackear" el teléfono de su ex mujer, con la que se encontraba por esa fecha en trámite de disolución de la sociedad de gananciales. Así, la mujer recibió el 11 de marzo de 2017 un mensaje de un número de teléfono en el que se le decía que su ex marido había mandado "hackear" su aplicación de WhastsApp.

Recibió también capturas de pantalla con conversaciones y un recibo de un dinero enviado por el acusado a Perú por 300 euros para ese fin. Posteriormente recibió dos audios, uno de 06.39 segundos y otro de 6.13, en los que reconoció la voz de su marido y donde parecía tener algún problema con el envío del dinero.

El acusado padece una enfermedad de cuadro psicótico agudo, sin que al tiempo de los hechos se pudiera deducir, conforme al informe médico forense, que presentase un brote de delirio.

La Fiscalía considera que los hechos narrados son constitutivos de un delito contra la intimidad y solicita que se condene al acusado a la pena de 1 año de prisión, inhabilitación para el ejercicio de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y multa de 12 meses con una cuota diaria de 10 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

Consulta aquí más noticias de Asturias.