Clínica de Idental en Sevilla
Clínica de Idental en Sevilla IDENTAL - Archivo

Un exdirectivo de Bankia es uno de los detenidos en la operación desarrollada el pasado martes en el marco de la macrocausa que investiga el fraude de las clínicas de iDental, en concreto por unos operativos para reflotar empresas en las que se habrían estafado más de 60 millones de euros.

Según ha adelantado 'El Norte de Castilla', se trata del que fuera director del departamento de Riesgos de Bankia de la zona norte hasta 2016, Jorge Puga, quien fue detenido junto a otras 14 personas por orden del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga la estafa de las clínicas 'low cost'.

Entre los arrestados también hay dos fundadores de iDental y se les imputan delitos de administración fraudulenta, pertenencia a organización criminal, estafa continuada, apropiación indebida, alzamiento de bienes, falsedad documental y blanqueo de capitales.

Según la investigación del juez, las personas detenidas pudieron crear una estructura societaria para conseguir fondos a través de empresas en crisis, en las que invertían supuestamente para reflotarlas.

Sin embargo, su objetivo principal era su propio enriquecimiento personal, a través de los fondos desembolsados por diferentes inversores nacionales y extranjeros, a sabiendas de la inviabilidad económica de estas inversiones y en perjuicio de trabajadores, proveedores y clientes. La cuantía total de lo defraudado podría superar los 60 millones de euros

Sortear los controles

El exdirectivo habría concedido créditos a un grupo empresarial con el que tenía vinculación, los ahora detenidos de iDental. La manera de sortear los procedimientos internos de Bankia, que cuenta con un límite de concentración de riesgos, era conceder los créditos a supuestas empresas independientes, que en realidad formaban parte del mismo grupo.

La concesión ascendió a 46 millones de euros y el riesgo actualmente es de 35 millones, de los que Bankia ha provisionado totalmente 24 millones. La unidad de riesgos implicada concede anualmente alrededor de 2.500 millones de euros y, durante el tiempo que Puga estuvo al mando, movilizó unos 7.000 millones de euros.

Fuentes de la entidad han asegurado que fueron los sistemas internos del propio banco los que descubrieron dichas irregularidades, por lo que Bankia informó tanto a la Fiscalía de Madrid, como al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), el Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE).

Desde Bankia también han resaltado que se han introducido todos los cambios internos necesarios en la entidad, en la línea de reforzar los controles de riesgos, para que esta situación no se vuelva a repetir.