Carmen Maura
Carmen Maura, en 2016. GTRES

La actriz Carmen Maura ha declarado que le pone "negra" tener que "dar dinero a los catalanes" porque "son los que menos lo necesitan" durante una entrevista que ha concecido al diario El Mundo publicada este jueves.

"Cada vez que veo que para conquistar a los catalanes les están dando dinero, me pone negra. Porque precisamente no es la comunidad que más lo necesita. Si acaso es la comunidad que más gasta en tonterías. Vamos a un festival y ves una oficina española y otra catalana. Y lo de las embajadas. No, no es así. Vamos a solucionar que haya trabajo para todo el mundo, vamos a recibir a la gente de las pateras como dios manda... Me pone negra. Todo eso hace que los otros vayan con las banderitas", manifiesta al citado medio.

La actriz, que se encuentra ahora de gira por España con la obra de teatro La golondrina y este viernes estrena en el cine Gente que viene y bah, también aborda el tema del movimiento feminista. "Ya es hora de que las mujeres empecemos a relajarnos. Hay que empezar a tomarse el ser iguales a los hombres como si fuera una cosa normal. Si seguimos con tanta reivindicación y tanta discriminación positiva vamos a empechar a todo el mundo. Lo que tenemos que hacer es seguir para adelante y demostrar que tenemos la misma inteligencia en todos los campos. Pero, por favor, vamos a parar un poco... A veces no nos damos cuenta de cómo han cambiado las cosas. Lo que hemos vivido antes sí que era angustioso, cuando teníamos que pedir permiso al marido para comprar una nevera. El adulterio, para el marido era una gracia y para la mujer era cárcel. Hay cosas que se han conseguido que demuestran que estamos en camino", declara.

Recientemente premiada con galardón de honor de los Premios del Cine Europeo, la madrileña nacida en 1945 y residente en París no se corta en criticar a los políticos ni es confesar que anhela "que salga un político que me enamore, como lo hizo Felipe González". Sobre la clase política asegura que "todos son muy parecidos" y "hay pocos que se salvan" porque su "única preocupación es yo, yo, yo y los míos".