Sanitaria y paciente durante una mamografía
Sanitaria y paciente durante una mamografía JUNTA DE ANDALUCÍA

Para la doctora Marta Román, del Grupo de Investigación en Epidemiología y Evaluación del IMIM y primera firmante del trabajo publicado por la revista British Journal of Cancer, es importante que las mujeres con resultados de falsos positivos "acudan de manera rutinaria a hacerse una mamografía de cribado cada dos años".

El estudio en que se apoya esta afirmación ha sido liderado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital del Mar, que han trabajado con profesionales de Dinamarca y Noruega, y han analizado datos de más de un millón de mujeres que se han sometido a una mamografía.

Este trabajo que analiza la influencia de los falsos positivos - mujeres a las que se ha pedido hacer evaluaciones adicionales tras una mamografía y se descarta la malignidad-, en el riesgo de desarrollar cáncer  informa este jueves el Hospital del Mar en un comunicado.

En total, se han realizado 3,5 millones de pruebas, en las que se detectaron más de 10.000 tumores. A la vez, se produjeron más de 110.000 falsos positivos, y la cifra de pacientes con un segundo falso positivo fue de poco más de 8.000.

La experta  considera que estos resultados "no quieren decir que al detectar un falso positivo la lesión se transforme en un tumor, sino que la paciente es susceptible biológicamente de desarrollar lesiones en las mamas, un riesgo que se mantiene durante diez años, como mínimo".

Román ha explicado que "se trata de mujeres que son propensas a tener anormalidades en la mama", unas lesiones que, según los investigadores, pueden ser marcadores del riesgo de desarrollar cáncer de mama a lo largo de la vida de la paciente.

Además, "hay que plantear la personalización del seguimiento de las mujeres participantes en el cribado mamográfico y a las que tienen más riesgo se les podría ofrecer hacer una mamografía cada año en lugar de cada dos".

En cambio, a las participantes sin ninguna lesión evidente durante diversos controles, el tiempo entre éstos se podría ampliar, según la doctora.

Las pruebas de cribado de cáncer de mama se realizan en casi toda Europa cada dos años a las mujeres de entre 50 y 69 años, con el objetivo de detectar casos de cáncer de mama asintomáticos.

De éstas, a un 4% se las vuelve a convocar para realizar pruebas adicionales en las que finalmente se descarta la presencia de malignidad y a ocho de cada 1.000 se les tiene que someter a una biopsia para descartar el cáncer.

Aproximadamente a cinco de cada 1.000 se les encuentra un tumor que hay que tratar, han indicado las mismas fuentes.