A través de una nota de prensa, Greenpeace aplaude la decisión y que, de las 16 centrales térmicas de carbón que hay en España, nueve cerrarán en 2020 "y el resto debería hacerlo antes de que termine 2025".

"Las eléctricas deben involucrarse de forma proactiva en la generación de nuevos empleos sostenibles en las zonas afectadas", considera el colectivo.

A su juicio, "una planificación con fechas de abandono de los combustibles fósiles es esencial para que la transición sea justa y aceptada".

El pasado noviembre, activistas de Greenpeace pintaron un mural de grandes dimensiones en la central térmica que califican como la "más contaminante" de Naturgy, Meirama, para reclamar su cierre.

Antes del inicio de la cumbre internacional del clima las diferentes organizaciones que conforman 'Un Futuro Sin Carbón' se movilizaron por toda España, incluyendo todas las comunidades autónomas donde aún hay centrales térmicas de carbón para pedir su cierre.

PLATAFORMA

Por su parte, la Plataforma Galiza, un futuro sen carbón celebra el anuncio, "un importante avance en la transición hacia un sistema energético 100% renovable, cada vez más urgente ante la situación de emergencia climática global".

A juicio de la plataforma, es preciso "acompañar el cierre de medidas justas para los trabajadores afectados por la clausura de una de las industrias más contaminantes".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.